19 de febrero de 2020
29 de enero de 2020

China condena la decisión de la Cámara de Representantes de EEUU de aprobar una ley sobre Tíbet

China condena la decisión de la Cámara de Representantes de EEUU de aprobar una ley sobre Tíbet
Un monasterio en Tíbet. - STEPHEN SHAVER - ARCHIVO

PEKÍN, 29 Ene. (Xinhua/EP) -

Las autoridades de China han expresado este miércoles su "indignación" y firme oposición a la aprobación por parte de la Cámara de Representantes de un proyecto de ley sobre cuestiones relacionadas con Tíbet, región a la que Pekín considera parte integral de su territorio.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Asuntos de China, Hua Chunying, ha indicado que la llamada Ley de Política y Apoyo Tibetana de 2019 "viola gravemente el Derecho Internacional y las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, interfiere flagrantemente en los asuntos internos de China y envía una señal severamente errónea a las fuerzas separatistas de la independencia tibetana".

"China expresa una fuerte indignación y una firme oposición al respecto", ha manifestado Hua, que ha recalcado que Tíbet ha sido territorio de China desde la antigüedad. "Los asuntos tibetanos son puramente asuntos internos de China y no permiten ninguna interferencia extranjera", ha afirmado.

Así, ha expresado que "durante los últimos años, la comunidad internacional se ha vuelto cada vez más consciente de la situación real en Tíbet y comprende y apoya cada vez más las políticas de China".

"La cuestión relacionada con Tíbet no es una cuestión étnica o religiosa, ni una cuestión de Derechos Humanos, sino una importante cuestión de principios concerniente a la soberanía e integridad territorial de China", ha dicho.

En este sentido, ha sostenido que China pide a Estados Unidos que asuma un punto de vista más "objetivo" sobre los logros de Tíbet en cuestiones económicas y sociales en vez de "socavar la cooperación y confianza mutuas".

La ley recoge que la elección del Dalai Lama incumbe únicamente a la comunidad budista tibetana e incluye la posibilidad de imponer sanciones sobre altos cargos chinos que traten de nombrar al futuro Dalai Lama.

Asimismo, prohíbe a China abrir nuevos consulados en Estados Unidos hasta que Washington pueda abrir un consulado en Lhasa, la capital tibetana. La normativa aborda además la cuestión de seguridad medioambiental y de agua de Tíbet y formaliza la financiación de proyectos humanitarios para la población de la zona y aquellos que viven en el exilio.

Para Pekín, el Gobierno chino puso fin a la servidumbre, llevó prosperidad a lo que era una región atrasada y respeta plenamente los derechos del pueblo tibetano.

Además, insiste en que el Dalai Lama es un "separatista" con túnica de monje y pidió a los líderes extranjeros que no se reunieran con él, ni siquiera a título personal.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Internacional