2 de junio de 2020
18 de marzo de 2014

China prevé crear un registro de emisiones de gas para controlar a las empresas más contaminantes

PEKÍN, 18 Mar. (Reuters/EP) -

La Comisión de Reformas y Desarrollo Nacional de China (CRDN), la principal agencia de planificación económica china, ha anunciado este martes que elaborará una base de datos con las emisiones de gas de miles de compañías a lo largo de todo el país para "reforzar el control" de las compañías que emiten más dióxido de carbono (CO2).

Todas las compañías que en 2010 emitieron más de 13.000 toneladas de dióxido de carbono deberán informar de las próximas emisiones anuales de los seis principales gases de efecto invernadero --dióxido de carbono, metano, óxido nitroso, hidrofluorcarburos, perfluorcarburos y hexafloruro de azufre--, según ha informado la CRDN en su página web.

Esta medida tiene como objetivo "reforzar el control sobre los principales emisores, contar con estadísticas para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero y poner en marcha un régimen de mercado de carbono".

La falta de datos creíbles sobre las emisiones es uno de los desafíos clave a la hora de establecer un mercado nacional de carbono, ya que sin conocer las cantidades de emisión de cada fábrica es difícil imponer un límite. La CRDN no ha especificado cuándo se pondrá en vigor esta medida, aunque se espera que se ponga en marcha en 2015.

China es el principal país emisor de gases de efecto invernadero del mundo, pero se ha comprometido a reducir antes de 2020 las emisiones hasta un 45 por ciento en comparación con los niveles de 2005.

La principal política para reducir las emisiones en Pekín es el mercado del carbono, una práctica que se ha puesto en marcha en siete ciudades y provincias para, posteriormente, establecer un mercado a nivel nacional entre 2017 y 2020.

Los expertos consideran, además, que una base de datos de las emisiones de todas las fábricas en suelo chino podría ser útil a la hora de evaluar otro tipo de políticas, como los impuestos sobre las emisiones de carbono. No obstante, la instalación de los equipos necesarios y la verificación de los datos podría ser más difícil, sobre todo en las regiones remotas menos desarrolladas del país.