1 de marzo de 2021
9 de septiembre de 2014

China recurre a las recompensas para perseguir el terrorismo en Xinjiang

PEKÍN, 9 Sep. (Reuters/EP) -

China ha ofrecido hasta un millón de yuanes (más de 126.000 euros) en compensación para los informantes de "terrorismo" en la región de Xinjiang, en el oeste del país, según ha publicado este martes la agencia oficial de noticias china Xinhua.

Las autoridades de varias regiones y provincias chinas han ofrecido dinero en los últimos meses a las personas que proporcionan información sobre actividades terroristas. El Gobierno ha responsabilizado a los separatistas y a los uigures musulmanes de Xinjiang de los últimos atentados en el país.

Las autoridades de Xinjiang han ofrecido recompensas a cualquier persona que informe de hechos como el entrenamiento de terroristas, pero también sobre cualquiera que se dejen crecer la barba. El pasado mes de mayo, un suicida mató a 39 personas en un mercado de la capital regional, Urumqi, con una bomba. En Urumqi, las recompensas varían en función de "cuánto daño habría causado y la importancia de la persona descubierta".

Los responsables locales recompensan cualquier notificación sobre "organización, dirección o participación en grupos terroristas, idear o llevar a cabo actividades terroristas", así como transporte, escondite o ayuda a terroristas. Según la agencia Xinhua, las identidades de los informantes se mantendrán en secreto.

En agosto, Xinjiang anunció que pagaría más de 300 millones de yuanes (casi 38 millones de euros) en efectivo como recompensa. La Policía de la provincia de Cantón, en el este, ofreció en julio hasta 62.000 euros a las personas que dieran información sobre sospechosos de terrorismo y posibles ataques.

Más de 200 personas han muerto a causa de los atentados en Xinjiang en los últimos años, según el Gobierno. Los grupos de uigures exiliados y los activisatas defensores de los Derechos Humanos han criticado que las políticas represivas del Gobierno en Xinjiang, como el control del islam y de la cultura uigur, habían desencadenado la violencia en la región, una acusación que Pekín niega.

Para leer más