12 de agosto de 2020
15 de febrero de 2014

El CICR reprocha a ambos bandos su falta de cooperación para facilitar la ayuda humanitaria a los civiles

Su presidente, Peter Maurer, pide que los cooperantes tengan completa libertad de movimiento para evaluar correctamente la situación

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, se ha declarado preocupado por las condiciones de evacuación de civiles de las zonas de conflicto en Siria derivadas de la falta de compromiso demostrada tanto por Gobierno y rebeldes a la hora de facilitar la llegada de ayuda internacional con total libertad de movimiento para los cooperantes.

"Desde el año pasado hemos intentado acceder, en repetidas ocasiones a las zonas asediadas para llevar a sus residentes la ayuda que tanto necesitan, pero las negociaciones con las autoridades sirias y los grupos de oposición no han desembocado en facilidades para un acceso destacado ni en un firme compromiso de respetar los principios básicos del derecho humanitario", señaló Maurer.

"Este patrón se ha repetido en Homs esta semana", reprochó el presidente del CICR en relación a los intentos de sus cooperantes por ayudar a los residentes de esta ciudad en virtud del acuerdo alcanzado por Gobierno y oposición el pasado mes de enero en Ginebra.

Maurer explicó a grandes rasgos la situación en Homs: si las partes enfrentadas no son capaces de garantizar las necesidades de los residentes de las zonas bajo su control, están obligados a preservar su seguridad bien mediante ayuda internacional imparcial o a través de un proceso de evacuación. "Y aquí no vale con permitir una operación aislada: es necesario acceso constante a las zonas afectadas por los enfrentamientos", apostilló Maurer.

En este sentido, el presidente del CICR denunció que la labor de los cooperantes en Homs y en otras localidades asediadas como Moadamiya, Yarmuk o Barzek ha transcurrido en un "dificilísimo entorno de seguridad", donde el contacto con la población es por el momento insuficiente para valorar eficazmente las necesidades de la misma.

El CICR contempla con escepticismo la imposición de trabajar con una escolta armada "porque ello implica que ambas partes alcancen un acuerdo de alto el fuego" con los consiguientes retrasos, y lamenta la falta de contacto directo con los comandantes de ambos bandos, necesario para "que no haya malentendidos sobre las condiciones de trabajo".

"Estamos dispuestos a tomar parte en evacuaciones futuras de los civiles sirios pero nuestras condiciones siguen siendo las mismas de siempre: que las partes acuerden un corredor seguro para el desplazamiento, a sabiendas de que no ofreceremos nuestros servicios a menos que la evacuación sea voluntaria", remachó.

Para leer más