30 de noviembre de 2020
29 de octubre de 2020

Científicos en Bélgica critican la fragmentación de medidas y llaman a un confinamiento "proporcionado"

Científicos en Bélgica critican la fragmentación de medidas y llaman a un confinamiento "proporcionado"
Imagen de archivo de un hombre protegido con mascarilla. - MARTA FERNÁNDEZ JARA - EUROPA PRESS - ARCHIVO

BRUSELAS, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una treintena de científicos en Bélgica han firmado este jueves una carta abierta en la que critican la fragmentación de las medidas contra el coronavirus por las diferencias entre los gobiernos regionales y llaman a un "confinamiento equilibrado y proporcionado", ante el riesgo de que los hospitales colapsen de aquí a dos semanas por el alcance de la segunda ola de contagios.

"En estos momentos el virus gana un poco más de terreno, cada día, hora tras hora", alerta la comunidad científica a través de un escrito con el que quieren insistir en que la situación no solo es "alarmante" sino que la segunda ola de la pandemia ha superado ya el alcance del primer golpe de primavera y "las previsiones son pesimistas".

Por ello, lamentan que la "multiplicidad de instancias de decisión" sea un freno para el Estado federal, del que dicen se ve "incapacitado para tomar medidas rápidas, coherentes, claras, coercitivas y proporcionadas a la magnitud del drama que se vive en los hospitales".

Así las cosas, el grupo de virólogos, microbiólogos y otros investigadores que suscriben la carta abierta reclaman un conjunto de medidas que lleven a un "confinamiento equilibrado y proporcionado a escala nacional" que sea respetado por todos en la sociedad.

El número de contagios y de hospitalizaciones "crecen de manera ininterrumpida y galopante" desde mediados de septiembre, lo que coloca a los servicios sanitarios "al borde de la saturación", insisten los científicos, que alertan de que el coronavirus está "desestabilizando todos los sectores de la Salud".

Bélgica aplica desde hace menos de una semana un toque de queda cuyo horario difiere entre Flandes y Valonia e impuso el cierre de restaurantes y bares, aunque esta medida, de competencia regional, se aplicó primero en Bruselas y se extendió después al resto del país. También se han limitado los contactos -un máximo de cuatro personas en la calle y mismo número para los invitados a un hogar--, aunque comercios y escuelas siguen abiertos.

"Las primeras medidas no dan resultado. El ciudadano no las sigue suficientemente y la multiplicidad de las instancias de decisión constituyen un freno que se impone al Estado federal", razonan en el texto.

Ello no revierte la curva y los servicios sanitarios y hospitales van camino de colapsar en máximo dos semanas, una combinación que, según los científicos, se traducirá en una "ola mortífera". Por ello apelan a la responsabilidad de quienes deben tomar las decisiones pero también a la de cada ciudadano para que cumpla con las restricciones que se adopten.

Para leer más