21 de noviembre de 2019
  • Miércoles, 20 de Noviembre
  • 17 de octubre de 2019

    Cientos de miles de congoleños desplazados por la violencia necesitan ayuda urgente en Ituri, según las ONG

    Cientos de miles de congoleños desplazados por la violencia necesitan ayuda urgente en Ituri, según las ONG
    Desplazados por la violencia en IturiREUTERS / OLIVIA ACLAND - ARCHIVO

    MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Los cientos de miles de desplazados provocados por la violencia que ha azotado la provincia de Ituri, en el este de República Democrática del Congo (RDC), en los últimos cinco meses necesitan urgentemente ayuda debido la falta de alimentos y las condiciones en las que viven ahora que además comienza la temporada de carestía, han advertido un grupo de once ONG que trabajan en el país.

    Desde el pasado mes de mayo, cientos de personas han muerto y otras 360.000 se han visto desplazadas por los ataques por grupos armados en los territorios de Djugu y Mahagi, en Ituri. Según las ONG, entre las que figuran Oxfam, Acción contra el Hambre y el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC), la situación humanitaria se está deteriorando ante la proximidad de la estación de carestía, que ya ha hecho que los precios de algunos alimentos se hayan duplicado.

    Buena parte de los desplazados viven en comunidades de acogida, compartiendo los escasos recursos, mientras que otros han buscado refugios en lugares públicos, como iglesias o escuelas, o en campamentos improvisados que se encuentran atestados. En algunos casos, según las ONG, hasta 500 personas comparten una letrina mientras que muchas beben agua sucia. Además, las condiciones actuales aumentan el riesgo de violencia sexual entre mujeres y niñas.

    La violencia impide que la población se desplace a los mercados, por temor a sufrir ataques, mientras que muchos han tenido que abandonar sus cosechas antes de la recolección, perdiendo así su cuarta estación agrícola y quedando sin ingresos. En algunas zonas, el precio de algunos alimentos básicos se ha duplicado y casi la mitad de la población en la zona afectada tiene problemas para garantizar su alimentación.

    "La situación es grave y muchos niños presentan desnutrición", ha subrayado la directora de Oxfam en RDC, Corinne N'Daw. "Mucha de la gente lo ha perdido todo y han sido testigos de atrocidades horribles. Ahora se enfrentan al dilema mortal de pasar sin comer o arriesgar su vida para regresar a sus campos", ha subrayado.

    "TODOS MIS HIJOS FUERON DECAPITADOS"

    "Todos mis hijos han sido decapitados, mi madre también", ha contado Marie, que ha perdido a dos hijas adolescentes y dos hijos de 3 y 2 años. Los asaltantes "rodearon la localidad y quemaron todas las casas. Asesinaron a todo el que intentó escapar y persiguieron a los que se escondieron en el bosque. Es un milagro que yo escapara".

    "No hay suficiente agua, comida o cobijo y las instalaciones como letrinas, centros de salud y puntos de agua potable se están estirando casi hasta el límite", ha alertado por su parte la directora del Consejo Danés para el Refugiado (DRC) en el país, Martine Villeneuve.

    "Con un elevado número de personas que viven en condiciones de superpoblación y los drásticos niveles de desnutrición, la situación es un cóctel explosivo que podría llevar a una rápida propagación de enfermedades", ha subrayado.

    Según han denunciado las ONG, ante la falta de medicinas "enfermedades prevenibles como el sarampión, la malaria, la polio y las infecciones respiratorias son frecuentes". Además, muchas escuelas han sido quemadas o son usadas como refugio, por lo que miles de niños no pueden seguir con sus estudios.

    Pese a las necesidades en Ituri, y también en otras zonas de RDC y la grave epidemia de ébola que se registra en el este del país, y que en total hay 15,6 millones de personas necesitadas de ayuda, solo se han recibido el 35 por ciento de los fondos solicitados.

    "Las agencias humanitarias no fueron capaces de llegar a todos los que necesitaban ayuda durante la última crisis en 2018 por la falta de fondos y la inseguridad. Ahora nos enfrentamos a un panorama igual de lúgubre", ha advertido el director de Acción contra el Hambre en RDC, Benjamin Vienot.