21 de enero de 2020
21 de septiembre de 2019

Cientos de personas salen a la calle en Egipto para exigir la dimisión de Al Sisi

Cientos de personas salen a la calle en Egipto para exigir la dimisión de Al Sisi
Protestas en El Cairo - REUTERS / MOHAMED ABD EL GHANY

EL CAIRO, 21 Sep. (Reuters/EP) -

Cientos de personas se han manifestado este viernes en el centro de El Cairo y en otras ciudades de Egipto contra el presidente del país, Abdelfatá al Sisi, y la corrupción gubernamental.

Las protestas se han vuelto muy inusuales en Egipto como consecuencia de la represión que sufrió la disidencia bajo el mandato de Al Sisi, que tomó el poder tras el derrocamiento del expresidente Mohamed Mursi en 2013.

Las fuerzas de seguridad se han movilizado para dispersar a los manifestantes de El Cairo --que se habían organizado a través de Internet-- utilizando gas lacrimógeno. Los testigos han informado de que la Policía ha arrestado a algunos de los manifestantes.

Además se han producido movilizaciones en otros lugares como Alejandría, en la costa mediterránea, en Suez, en el Mar Rojo, así como en la ciudad textil del Delta del Nilo de Mahalla el Kubra, situada a unos 110 kilómetros al norte de El Cairo.

A raíz de estas protestas, ha habido una fuerte presencia de seguridad en el centro de El Cairo y en la Plaza Tahrir, donde en 2011 comenzaron las protestas que derrocaron al veterano gobernante Hosni Mubarak.

El mandatario egipcio salió el sábado al paso de las acusaciones de corrupción lanzadas contra él y contra el Ejército en las redes sociales en las dos últimas semanas.

Un contratista egipcio huido a España, Mohamed Alí, publicó varios vídeos en Facebook en los que acusa a Al Sisi y a los militares de derrochar los fondos públicos en proyectos fallidos.

En uno de ellos Alí aseguraba que su empresa ganó un contrato para construir cinco mansiones y un gran palacio que servirían como residencia para Al Sisi y los altos mandos del Ejército en el barrio cairota de Hickstep. Estas casas tenían túneles hacia cinco edificios oficiales.

Los partidarios de Al Sisi creen que la disidencia debe ser sofocada para estabilizar Egipto, tras el levantamiento en 2011 y los posteriores disturbios. Además, cientos de civiles, policías y militares han muerto en los dos últimos años de insurgencia islamista en Egipto, principalmente en la región del Sinaí, donde opera Provincia del Sinaí.

Al Sisi accedió a la Presidencia en 2014 con un 97 por ciento de los votos --e igualmente casi sin oposición en las elecciones-- tras encabezar un año antes un golpe de Estado militar siendo jefe de las Fuerzas Armadas contra el entonces presidente democráticamente electo, Mohamed Mursi.

Desde entonces, las autoridades egipcias han sido acusadas de llevar a cabo campañas de detenciones contra todos aquellos percibidos como opositores, entre ellos activistas y defensores de los Derechos Humanos que participaron en la revolución de 2011 contra Mubarak.

Para leer más