11 de diciembre de 2019
27 de noviembre de 2014

Cientos de presos toman el control de la principal cárcel de Bangui

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Cientos de presos han tomado el control este miércoles de la principal cárcel de la capital de República Centroafricana (RCA), Bangui, que ha sido rodeada por las fuerzas de seguridad y las tropas de pacificación internacionales.

La Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en RCA (MINUSCA) ha asegurado que los reos no pueden abandonar el centro, afirmando que en el interior del mismo hay cerca de 700 personas, a pesar de que tiene capacidad para sólo 300 presos.

La prisión de Ngaragba fue escenario de varias fugas durante el año pasado, y la ONU ha advertido en las últimas semanas de que las malas condiciones en el interior de la misma podrían generar nuevos problemas, según ha informado la emisora estadounidense Voice of America.

Los presos, algunos de los cuales están armados, han intercambiado disparos con las fuerzas de seguridad y han solicitado la apertura de conversaciones con el fiscal jefe del país africano.

Uno de los policías apostados en el exterior del edificio ha afirmado que el motivo de las protestas podría ser la muerte de uno de los reos a causa de tuberculosos, lo que derivó en una huelga y en peticiones para que se respeten sus derechos, ya que algunos de ellos llevan diez meses a la espera de juicio.

Esta misma fuente ha indicado que un 'casco azul' burundés ha resultado herido en los enfrentamientos, lo que no ha sido confirmado por la MINUSCA.

El incidente es otra muestra el caos existente en RCA más de un año y medio después de que la milicia Séléka expulsara del poder a François Bozizé.

La ONU ha cifrado en miles el número de muertos y en 2,2 millones --alrededor de la mitad de la población-- el número de personas que necesitan ayuda humanitaria desde el inicio en diciembre de 2012 del conflicto tras el levantamiento de la guerrilla musulmana.

Además, más de 650.000 personas son desplazados internos, mientras que más de 290.000 han huido a los países vecinos buscando refugiarse lejos del conflicto, que ha tomado un cariz crecientemente sectario con la toma de las armas por parte de las milicias cristianas.