6 de abril de 2020
11 de mayo de 2008

Cinco muertos en combates entre seguidores de Hezbolá y drusos partidarios del Gobierno Prooccidental

Cinco muertos en combates entre seguidores de Hezbolá y drusos partidarios del Gobierno Prooccidental
REUTERS
Foto de la Noticia
Foto: REUTERS + Ampliar




   BEIRUT, 12 May. (Reuters/EP) -

   Al menos cinco personas fallecieron y otras doce resultaron heridas en la localidad de Aley, al este de Beirut, en enfrentamientos entre seguidores del grupo chií Hezbolá y drusos partidarios del Gobierno prooccidental encabezado por el primer ministro Fuad Siniora. En total, en los últimos cinco días han muerto 49 personas y al menos otras 140 resultaron heridas.

   Los partidarios de Hezbolá y los drusos tomaron posiciones en varias localidades situadas en las montañas situadas al este de Beirut, según informaron fuentes de las fuerzas de seguridad. Después pudieron escucharse disparos y algunas columnas de humo que salían de entre los bosques. Estas noticias suponen el fracaso del alto el fuego que debería haber entrado en vigor a las 18.00 horas (17.00 hora peninsular española).

   El líder druso Walid Jumblatt, cuyos combatientes luchan con Hezbolá en la zona de Aley, pidió a un líder druso aliado de Hezbolá, Talal Arsalan, que medie para poner fin a los combates.

   "Les digo a mis seguidores que la paz civil, la coexistencia y el fin de la guerra y la destrucción son más importantes que cualquier otra consideración", declaró Jumblatt la televisión progubernamental LBC.

   Arsalan apeló después a Hezbolá para que contuviera sus ataques y aseguró que entraría en contacto con el mando del Ejército para que se desplegaran efectivos en la zona.

   Estos combates suceden a las acusaciones lanzadas el sábado por Hezbolá contra los leales de Jumblatt de haber matado a dos de sus seguidores y le responsabilizaron de la liberación de un tercer seguidor de Hezbolá, desaparecido.

   Mientras, en la capital se desplegaron militares con vehículos blindados que levantaron barricadas y tomaron posiciones en la parte musulmana de la ciudad, hasta ayer controlada por Hezbolá. Los milicianos se retiraron ayer tras conocerse ayer el anuncio del Ejército de que no cumpliría con la orden del Gobierno de destituir al jefe de la seguridad del aeropuerto de Beirut, afín a Hezbolá, y de acabar con la red de comunicación interna del grupo.

   En Beirut no había milicianos por las calles, pero grupos de jóvenes guardaban aún algunas barricadas en determinadas calles clave para impedir el acceso al puerto y al aeropuerto de la ciudad.

   Mientras, los ministros de Exteriores de la Liga Árabe, reunidos en sesión de emergencia en El Cairo, pidieron un alto el fuego que ponga fin a las hostilidades entre la oposición, liderada por la milicia chií de Hezbolá, y las milicias progubernamentales.

   "El consejo (de ministros de Exteriores de la Liga) pide un cese inmediato de los ataques con bomba y los tiroteos y la retirada de todos los hombres armados (...) y la facilitación de que el Ejército se despliegue en esas zonas", indica el comunicado leído por el subsecretario general de la Liga Árabe, Ahmed Bin Hilli.