21 de abril de 2019
20 de julio de 2008

Uno de los cinco rehenes británicos en Irak se suicida

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El grupo, autodenominado Resistencia islámica chií en Irak, que en mayo de 2007 secuestró en Bagdad a cinco británicos, aseguró que uno de sus cautivos, Jason, se suicidó el pasado 25 de mayo, cuatro días después del aniversario de su captura, según publicó hoy 'The Sunday Times' con un video de los captores.

Los secuestradores se mostraron sorprendidos ante la muerte, ya que, según aseguran, estaban "cuidando de él" y, en este sentido, culpan de su muerte al Gobierno británico. Una fotografía del supuesto suicida con una camiseta de fútbol abre el vídeo, titulado 'Intihar' (suicidio en árabe). En él se acusa al Gobierno británico de no responder a las llamadas de ayuda de los rehenes, que desde su secuestro sólo han aparecido en dos vídeos.

En este mismo video aparece otro de los rehenes, Alan, uno de los guardaespaldas, quien asegura que el tratamiento por parte de la Resistencia es bueno, aunque a pesar de ello "físicamente no se encuentra bien y sicológicamente peor ante la idea de no volver a ver a su familia". Por eso, pedía a Londres que se diera "prisa en resolver este asunto lo antes posible".

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Reino Unido no ha confirmado la muerte y ha asegurado que la intención de los terroristas es "causar una profunda inquietud a las familias de los cinco secuestrados". Sin embargo, el primer ministro Gordon Brown señaló que estaba tomando en seria consideración este comunicado.

"Claramente ésta es una noticia angustiosa y nos lo estamos tomando muy en serio. Hay mucha gente trabajando detrás de ello e intentando buscar una solución", concretó Brown, quien junto al primer ministro iraquí, Nouri al-Maliki, hizo un llamamiento para su liberación.

El pasado 22 de junio, el asesor de seguridad nacional iraquí, Mowaffak al Rubai'e, aseguró a la 'BBC' que los cinco británicos secuestrados seguían vivos.

"Tenemos una Inteligencia muy buena y muy sólida que confirma que están vivos y que aproximadamente sabe dónde se encuentran", afirmó al Rubai'e. "Pero no queremos precipitar nuestro acercamiento para no arriesgar sus vidas", aclaró.

Transcurridos 12 meses desde su captura, el instructor informático y los cuatro escoltas que fueron tomados como rehenes en la sede del Ministerio de Finanzas iraquí, accedieron a tomar parte en un vídeo exclusivo para la BBC en el que pedían su puesta en libertad a la Resistencia Islámica Chií, supuestamente ligada al clérigo radical Múqtada Al Sáder.

La primera prueba de vida de los secuestrados no se produjo hasta el pasado mes de diciembre, cuando uno de ellos, que respondió al nombre de Jason, apareció en un vídeo distribuido por la cadena de televisión de los Emiratos Árabes Unidos Al Arabiya, en el que los propios captores amenazaban con poner fin a su vida si no se procedía a la retirada de las tropas británicas de Irak.

Poco después, en febrero, el mismo canal, con base en Dubai, difundió una segunda grabación en la que otro de los rehenes, Peter, exigía la liberación de nueve iraquíes como condición de su liberación.