2 de junio de 2020
18 de marzo de 2014

La CNFROS pide a la UE ayuda militar y ve improbable que una tercera ronda en Ginebra "lleve a ninguna parte"

Al Jarba dice que son "capaces" de combatir a los grupos yihadistas como el Estado Islámico de Irak y Siria

BRUSELAS, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Coalición Nacional de Fuerzas Opositoras y de la Revolución Siria (CNFORS), Ahmed Al Jarba, ha reclamado este martes ayuda militar a la Unión Europea para combatir al régimen de Bashar al Assad y sus mercenarios de Hezbolá, Irak, Irán y grupos afiliados a Al Qaeda como el Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS), incluidas armas antiaéreas, al tiempo que ha dejado claro que ve "improbable" que una tercera ronda de negociaciones en Ginebra con el régimen "lleve a ninguna parte".

"Estaréis al tanto de la escala del desastre y la tragedia en Siria. El régimen en el poder está disparando misiles y lanzando bombas y utilizando aviones para bombardear", ha explicado Al Jarba durante su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo.

"Fuimos a Ginebra con un espíritu positivo con vistas a alcanzar una solución política" y lanzar un periodo de transición, ha subrayado el presidente del principal grupo opositor reconocido por Occidente. "Pero Al Assad, como lo vemos nosotros, no es parte de la solución", ha manifestado Al Jarba, que ha considerado "inimaginable que uno pueda negociar y ser testigo de una masacre sistemática".

El líder opositor ha acusado al mandatario sirio del "fracaso" de las negociaciones de paz en Ginebra porque "el régimen no estaba preparado para aceptar un órgano de transición en el que no estuviera representado Al Assad" y no apuesta por "una solución política".

"Es improbable que tal conferencia lleve a ninguna parte dado que el régimen no ha cooperado con lo que se ha intentado hasta ahora", ha recalcado, preguntado por la posibilidad de que haya una tercera conferencia de paz en Ginebra.

El presidente de CNFORS ha instado a la Unión Europea y sus Estados miembros a "defender a los civiles y suministrar asistencia militar y humanitaria". "Pedimos a la Unión Europea que nos suministre armas antimisiles para proteger a la población", ha defendido, al tiempo que ha reclamado una resolución "vinculante bajo el capítulo 7" de la Carta de la ONU por el Consejo de Seguridad de la ONU para "identificar corredores humanitarios" y "garantizar que todas las milicias armadas y todos los grupos armados extranjeros presentes se les pide abandonar el territorio sirio".

DICE QUE SON CAPACES DE CONTROLAR A LOS YIHADISTAS

Al Jarba ha insistido en que no se debe temer que las armas caigan en manos de extremistas yihadistas porque son "capaces" de combatirles y llevan haciéndolo un año "solos".

"El régimen sirio está permitiendo la entrada de mercenarios y dando la bienvenida a mercenarios de Hezbolá, mercenarios basados en Irak, de la Guardia Revolucionaria iraní y de Al Qaeda" como el ISIS que "se beneficia de apoyo logístico de las autoridades", ha denunciado.

"Estamos combatiendo al régimen d Al Assad y también a mercenarios iraquíes, de Hezbolá, iraníes (...) Mantenemos una guerra abierta contra estas tres partes. Y creo que en esta lucha tenemos el derecho a beneficiarnos de apoyo militar incondicional y humanitario", ha defendido, criticando la insuficiente respuesta de Europa y la comunidad internacional hasta ahora.

Al Jarba ha admitido que los extremistas controlan "probablemente" algunas zonas liberadas y ha explicado que pertenecen a "dos categorías, algunos vinieron de las cárceles del régimen en Siria y fueron enviados a Irak cuando los americanos y británicos estaban presentes" y "el siguiente grupo viene de fuera de Siria, son afiliados de Al Qaeda, algunos incluso han venido de Europa".

"Es importante que todos entendamos o vosotros entendáis que hemos estado haciendo todo lo posible para combatir a estos extremistas. El régimen ha perpetrado violencia contra nosotros y no ha hecho nada para contrarrestar a los extremistas", ha denunciado.

Con todo, Al Jarba ha admitido que la solución a la crisis siria deber ser política y ha instado a presionar al régimen para que acepte una solución pacífica aunque en su opinión es un régimen que "solo entiende la fuerza o la amenaza de fuerza".

Por último, ha dejado claro que aceptarían una participación "positiva" de Irán en las discusiones en Ginebra pero ha puntualizado que "antes" debe retirar a las milicias de Hezbolá y de la Guardia Revolucionaria iraní y aceptar el acuerdo de Ginebra. "De lo contrario, no aceptaremos su participación en Ginebra", ha concluido.