2 de abril de 2020
16 de diciembre de 2008

La colocación de explosivos desata la alarma en el centro de París

PARIS, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un misterioso grupo denominado Frente Revolucionario Afgano que los servicios secretos franceses dicen desconocer totalmente colocó hoy cinco cartuchos de dinamita sin que llegaran a explotar en los aseos de los grandes almacenes Printemps de París, desatando la alarma y el caos en pleno corazón de la capital francesa. En un comunicado remitido a la Agencia France Press (AFP) el grupo amenaza con volver a actuar de la misma manera si el presidente Nicolas Sarkozy no retira las tropas francesas de Afganistán antes de febrero de 2009.

Los hechos se desataron a las 11.30 horas cuando, tras conocerse el anuncio de la existencia de los explosivos, la Policía procedió a establecer un perímetro de seguridad, evacuó al personal y a la clientela del establecimiento comercial y buscó la dinamita, que fue descubierta en el tercer piso del edificio situado en el Boulevard Haussmann, próximo al Ayuntamiento y donde se concentran muchas de las tiendas y grandes almacenes que estos días son lugares de una gran afluencia ante la cercanía de la Navidad.

El boulevard y las calles adyacentes fueron acordonadas y la circulación en la zona no se restableció hasta pasadas las 13.00 horas. Reforzada la seguridad, las puertas del comercio reabrieron a las 14.30 horas una vez que los servicios de Policía de la Prefectura de París peinaron el edificio y comprobaron que no había ningún elemento sospechoso más.

"El personal hizo gala de una sangre fría notable", relató a la prensa Pierre Pelarrey, director de Printemps, quien confirmó que la seguridad del centro comercial, que recibe unos 100.000 clientes diarios, se ha visto reforzada tras el incidente. No obstante, estaba ya en marcha un dispositivo para incrementarla precisamente con motivo de las fiestas navideñas, y el perímetro del Boulevard Haussmann es uno de los más vigilados de París.

La ministra del Interior, Michèle Alliot-Marie, se desplazó rápidamente al lugar de los hechos y detalló que los explosivos eran "relativamente viejos" y no estaban provistos de detonadores, por lo que no hubo un "gran riesgo de explosión". También visitó el lugar el alcalde de París, el socialista Bertrand Delanoë, para expresar su apoyo al establecimiento.

La investigación confiada a la Fiscalía Antiterrorista y a la Sección antiterrorista de la Brigada Criminal de la Prefectura de Policía de París (SAT) deberá ahora determinar quiénes son los autores de la colocación de estos artefactos.

"Somos del Frente Revolucionario Afgano. Hemos colocados varias bombas en la tienda Printemps hombre Haussman, una situada en el tercer piso en los aseos detrás de la toma de agua, desmóntenla y la encontrarán (en el primer baño nada más entrar), si no interviene alguien antes del miércoles 17 de diciembre, explotarán", dice el texto remitido a la agencia francesa.

"Haga llegar este mensaje a vuestro presidente de la República para que retire sus tropas de nuestro país (Afganistán) antes de febrero de 2009, si no, volveremos a la acción en vuestros grandes almacenes del capitalismo y esta vez sin advertencias. Otras dos bombas están colocadas en los aseos de señora del segundo piso. Os aseguro que no es una farsa, así que avisad rápidamente a las autoridades competentes o tendréis sangre en las manos", añade el documento firmado por el F.R.A. y culminado con un 'Viva Afganistán libre'.

Las pesquisas se centrarán pues en torno a tres puntos esenciales. En primer lugar, el examen de los cinco cartuchos de dinamita sin detonador que se han encontrado en la toma de agua de uno de los aseos del comercio; en segundo lugar, se analizará el comunicado enviado por ese misterioso grupo, desconocido tanto de los servicios de información interior como exterior, y en tercer lugar los investigadores estudiarán todas las cintas de vídeo de Printemps por si pudieran aportar algún elemento esclarecedor.

No obstante, hasta ahora los primeros datos no permiten vincular a los autores con la red de Al Qaeda, dado que del comunicado están ausentes las tradicionales referencias a textos religiosos mientras que alude directamente a un país (Afganistán) y evoca una intención anticapitalista, algo que no es propio de las reivindicaciones de corte islamista. Tampoco el tipo de explosivo utilizado apunta en esa dirección porque, salvo en el caso de los atentados de Madrid, en general usan explosivos químicos de tipo artesanal.