19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 14 de marzo de 2009

    Colombia.- Colombia pide a los países desarrollados que abandonen "la doble moral" para combatir narcotráfico

    NUEVA YORK, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El ministro del Interior y de Justicia de Colombia, Fabio Valencia Cossio, pidió ayer a los países industrializados que abandonen "la doble moral" en su lucha contra el tráfico de drogas y reconoció que sin la ayuda de estos países Iberoamérica no puede erradicar el cultivo de coca.

    Cossio aseguró que para frenar el narcotráfico, que amenaza principalmente Centroamérica y Latinoamérica, se debe controlar mejor el contrabando de productos químicos hacia las zonas de producción de cocaína y heroína y así inflingir un duro a los cárteles de drogas.

    El ministro colombiano habló sobre el tema en una entrevista concedida a la ONU durante su participación en la Comisión de Estupefacientes en Viena. "Nosotros no podemos erradicar el cultivo solamente si al mismo tiempo los países industrializados, a través del contrabando, nos hacen llegar los precursores químicos, que son absolutamente necesarios para que se produzca la pasta de coca, destacó.

    Asimismo denunció que si hubiera un control real, y los países se implicaran más para frenar realmente el contrabando, "nosotros podríamos reducir la producción en un 50 o en un 60 por ciento", afirmó en declaraciones recogidas por el centro de noticias de l a ONU.

    SIN PRODUCTORES NI CONSUMIDORES

    Valencia Cossio subrayó que el combate a ese flagelo debe partir de una nueva premisa, de que no existen países productores y países consumidores. "Hoy todos somos consumidores y productores, porque hay productos de origen natural y productos de origen sintético. Los sintéticos los producen básicamente los países desarrollados en Europa y Estados Unidos. Los naturales se producen básicamente en África y en América Latina", puntualizó.

    El ministro colombiano agregó que los países ricos también tienen una gran responsabilidad de controlar la producción de drogas sintéticas y el blanqueo de dinero proveniente del narcotráfico.