25 de mayo de 2020
18 de diciembre de 2008

Colombia.- El Gobierno colombiano defiende que la muerte del líder indígena a manos del Ejército no fue premeditada

BOGOTÁ, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró que la muerte del líder indígena Edwin Legarda en un retén militar no fue un acto premeditado y que el Gobierno está dispuesto a indemnizar a las familias de la víctima.

Santos dijo que desde el Polo Democrático se estaban lanzando acusaciones para "afectar la imagen de las fuerzas militares" y agregó que acusar al presidente colombiano, Álvaro Uribe, de cometer una acción premeditada, es una versión "ridícula" y "absurda", que se cae por su propio peso. "Lo primero que hicieron estos soldados, fue llamar a avisar que había ocurrido un incidente, y eso descarta cualquier versión de premeditación en el hecho", precisó el funcionario.

Santos añadió que los militares no han sido retirados formalmente del Ejército y están concentrados a disposición de la Fiscalía y la Procuraduría, entregando sus versiones sobre lo sucedido.

El esposo de la máxima autoridad indígena del departamento de Cauca, Aida Quilcué, viajaba en un vehículo adscrito al Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), cuando fue sorprendido por los militares que le dispararon, sin razón aparente, según han denunciado algunos testigos.

Por su parte, la ONU denunció en un comunicado que las circunstancias en las que murió Legarda son "poco claras", e instó a las autoridades colombianas a que investiguen a fondo estos hechos y a sancionar a los responsables de la muerte del indígena.