16 de octubre de 2019
2 de julio de 2014

La comisión electoral aplaza la publicación de los resultados preliminares de las presidenciales

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Electoral Independiente (CEI) de Afganistán ha anunciado este martes su decisión de aplazar la publicación de los resultados preliminares de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales con el objetivo declarado de "garantizar la transparencia", según ha informado la agencia afgana de noticias Khaama Press.

La segunda vuelta entre el exministro de Exteriores Abdulá Abdulá y el exministro de Finanzas Ashraf Ghani el 14 de junio ha quedado en punto muerto ante la decisión de Abdulá la semana pasada de retirarse del proceso de recuento, citando irregularidades.

En respuesta, Ghani ha rechazado las acusaciones de fraude y ha solicitado a Abdulá que respete la voluntad popular. Así, prometió que defenderá todos y cada uno de los votos válidos emitidos, al tiempo que destacó que las denuncias son una prueba de la derrota de su rival.

La semana pasada, el secretario jefe de la Comisión Electoral Independiente (CEI), Zia ul Haq Amarjail, presentó su dimisión tras la difusión de unas conversaciones en las que un hombre identificado como Amarjail y otros altos cargos electorales y del equipo de Ghani hablaran sobre la forma de "rellenar" las "ovejas" en las elecciones, una alusión que el equipo de Abdulá interpreta como una prueba del fraude.

La disputa ha revivido las tensiones étnicas en Afganistán ya que Abdulá tiene su apoyo principal entre los tayikos, el segundo mayor grupo étnico, mientras que Ghani es pashtún, el principal grupo del país.

Por su parte, el actual mandatario, Hamid Karzai, ha expresado en varias ocasiones su neutralidad en el proceso y ha negado que tenga la intención de quedarse en el cargo. Asimismo, le transmitió la semana pasada al enviado especial de Estados Unidos a Afganistán, James Dobbins, que el nuevo mandatario tomará posesión de su cargo el 2 de agosto, como estaba previsto.

Algunos diplomáticos creen que Karzai podría aprovechar las negociaciones sobre las elecciones para tener un papel de mediador o asesor en el próximo gobierno. La propia CEI ha admitido que ha habido mediación del Gobierno en la crisis electoral pero ha negado que haya intervenido Karzai.