17 de septiembre de 2019
29 de junio de 2008

La Comisión Electoral de Zimbabue anuncia que se retrasarán los resultados electorales al menos hasta mañana

HARARE, 29 Jun. (Reuters/EP) -

Los representantes electorales de Zimbabue anunciaron ayer que la publicación de los resultados finales de las elecciones presidenciales, a las que sólo se ha presentado el presidente, Robert Mugabe, ha sido retrasada y mostraron su esperanza de que se puedan conocer hoy.

"Esta noche no podemos dar los resultados. No quiero dar un plazo, pero espero que sea mañana", declaró Utoile Silaigwana, el subjefe de la Comisión Electoral de Zimbabue (ZEC por sus siglas en inglés).

Las autoridades electorales aseguran que aún están llegando los resultados desde las provincias rurales. Mugabe ha sido el único candidato en presentarse, tras abandonar Morgan Tsvangirai, el líder opositor y del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC por sus siglas en inglés), la carrera electoral por miedo a represalias. Mugabe está convencido de que seguirá en el cargo, en el que lleva ya 28 años.

De hecho, en Harare ya preparan su investidura, que significaría la renovación de su mandato mañana mismo, según fuentes cercanas al Gobierno, que afirmaron ayer que los primeros resultados oficiales apuntan a una victoria rotunda del presidente tras dos tercios de los votos escrutados. El principal rival de Mugabe, Tsvangirai, figura en las papeletas a pesar de anunciar la semana pasada su abandono ya que las autoridades de la Comisión Electoral rechazaron su retirada.

"Los recuentos indican que, a pesar de los deseos de nuestros detractores y de la propaganda de nuestros enemigos, el índice de participación fue enorme, y vamos a ser testigos de una victoria arrasadora", afirmó un funcionario.

BUSH ENDURECE EL DISCURSO

Mientras, Estados Unidos parece dispuesto a dar un paso más en su postura radicalmente opuesta a Mugabe y su presidente, George W. Bush, aseguró que ya ha ordenado que se prepare un paquete de sanciones unilaterales contra el gobierno "ilegítimo" de Mugabe. El líder norteamericano calificó de "farsa" la segunda vuelta de las elecciones.

"Visto el flagrante desprecio del régimen de Mugabe por la voluntad popular y los Derechos Humanos he ordenado a los secretarios de Estado y Tesoro que preparen sanciones contra este gobierno ilegítimo de Zimbabue y contra quienes lo apoyen", afirmó Bush.

Sin embargo, Bush aseguró que también presionará para que la ONU actúe y apruebe, entre otros, un embargo de armas contra Zimbabue. En ese sentido, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, explicó que ya están trabajando para que el Consejo de Seguridad de la ONU envíe un "mensaje contundente de disuasión" a Mugabe.

"Estados Unidos utilizará todo lo que esté en nuestro poder en términos de sanciones, sanciones apropiadas", remarcó. "Veremos como reacciones de Rusia y China reaccionan cuando estén en el Consejo de Seguridad, pero es difícil imaginar que alguien pueda no actuar ahora que todos miramos hacia Zimbabue", añadió.

También el primer ministro británico, Gordon Brown, aprovechó para calificar el proceso electoral de "capítulo enfermizo" en la historia del país africano que marca un "nuevo mínimo".

Para Gordon Brown "en palabras de Nelson Mandela, hay un fallo de liderazgo en Zimbabue", en referencia a las declaraciones del líder sudafricano durante su visita a Londres esta semana. "El intento de ayer de convocar elecciones es un nuevo mínimo (para el país)", afirmó el primer ministro, que consideró "ilegítimo" el régimen de Mugabe.

"Trabajaremos con nuestros socios internacionales para hallar una forma de terminar con este enfermizo capítulo que ha costado tantas vidas", declaró Brown. "La próxima cumbre de la UA es una oportunidad para que se restauren las esperanzas del pueblo de Zimbabue. La democracia prevalecerá", aseguró el primer ministro.

DUDAS EN ÁFRICA

Mientras, los vecinos de Zimbabue llamaron ayer la atención sobre la posible ineficacia de las sanciones que la comunidad internacional podría aplicar contra el régimen de Mugabe.

"La historia nos ha enseñado que las sanciones no funcionan, porque los líderes se aferran al poder más y más, sintiéndose perseguidos", explicó el ministro de Exteriores keniano, Moses Wetangula antes de la cumbre de los países de la Unión Africana que tendrá lugar el próximo lunes en Sharm el Sheij (Egipto).

"Hay que comprometerse con Zimbabue. El camino de las sanciones puede no ser el más solidario. Lo primero y más importante es que el pueblo de Zimbabue y sus líderes se sienten y hablen entre ellos, en vez de hablar sobre ellos", añadió.

De la misma opinión se mostró el ministro de Estado libio para Asuntos Africanos. "Las sanciones nunca ayudan", declaró Alí Treiki, cuyo país permaneció durante años bajo el yugo del embargo internacional. "Permitámonos atisbar un Gobierno de coalición formado por Gobierno y oposición, que se encargue del país, porque creo que el ejemplo que dimos en Kenia es el correcto", añadió.

Alí Treiki se refirió al Gobierno de coalición formado en Kenia bajo la mediación de la Unión Africana y que puso fin a otro período de violencia electoral --alimentado por luchas étnicas-- que se cobró la vida de más de 1.500 personas a principios de año.