1 de marzo de 2021
7 de diciembre de 2014

La Comisión de la Verdad presentará 300 nombres de responsables de crímenes políticos durante la dictadura

BRASILIA, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Nacional de la Verdad, que investiga por primera vez los crímenes cometidos por motivos políticos durante la dictadura brasileña (1964-85) entregará esta semana un listado con los nombres de unos 300 funcionarios públicos implicados en estos delitos.

La Comisión ha tardado dos años y siete meses en superar crisis internas y la resistencia del Ejército para llegar a un documento en el que por primera vez se recopilan los nombres de los responsables de las violaciones de Derechos Humanos, según adelanta el periódico brasileño 'Folha de Sao Paulo'.

Este listado, visto con recelo en ciertos sectores del Ejército, pasará ahora a manos del Ministerio Público Federal, quien será el encargado de iniciar acciones judiciales contra estos responsables de delitos de gravedad como asesinatos, torturas y desapariciones, si es que siguen vivos, ya que se calcula que solo una tercera parte de estas 300 personas siguen aún vivos.

Desde la Comisión de la Verdad ya han anunciado que el documento final pedirá responsabilidades a los militares, policías y otros agentes implicados en la represión que sean responsables de crímenes, ya que la Ley de Amnistía se entiende que en delitos como los de desapariciones, se puede esgrimir el argumento de que el crimen es continuado y se sigue cometiendo tras la amnistía.

Aplicando el principio de "indicio de autoría" empleado por la Comisión, se divide a los incluidos en la lista en tres niveles: político-institucional --presidentes y ministros de la dictadura--, militares con responsabilidad en la gestión de la represión y militares y agentes directamente implicados en muertes y torturas.

Esta división provoca que haya nombres repetidos, incluidos en el segundo y tercer nivel, como en el caso del excoronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, jefe del Destacamento de Operaciones de Información-Centro de Operaciones de Defensa Interna (DOI-CODI) de Sao Paulo, quien participó según la Procuraduría en homicidios y torturas, extremo que Brilhante niega.

El coordinador de la Comisión, Pedro Dallari, ha destacado que el mayor logro del informe es demostrar que estos crímenes no eran puntuales ni exageraciones de la oposición, como mantienen aún hoy los militares, sino una política de Estado con reglas propias y una estructurada cadena de mando.

Sin embargo, militares en la reserva denuncian que "solo va a mostrar las violaciones de uno de los lados y no del otro", argumenta el general en la reserva Luiz Eduardo Rocha. "¿Y la izquierda? El informe no tiene credibilidad histórica. La Comision se ha limitado a atender a intereses revanchistas", ha señalado en declaraciones a 'Folha'.