25 de junio de 2019
11 de junio de 2019

Condenado un segundo implicado en el robo de las joyas de la monarquía sueca en la catedral de Strangnas

Condenado un segundo implicado en el robo de las joyas de la monarquía sueca en la catedral de Strangnas
REUTERS / TT NEWS AGENCY - ARCHIVO

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de Suecia ha condenado este martes a tres años de cárcel por participar en el robo de las joyas de la monarquía sueca que guardaba la catedral de Stragnas, por el que ya fue condenado otro implicado.

El robo se produjo en julio de 2018 a plena luz del día, en torno a las 12.00, en la catedral de Strangnas, cerca de Estocolmo. Testigos consultados por los medios suecos aseguran que vieron a dos hombres salir corriendo del templo religioso hacia una lancha rápida con la que huyeron por el lago Malaren.

Los ladrones se llevaron dos coronas del siglo XVII, las del rey Carlos IX y su esposa, la reina Cristina, y una cruz y un globo terráqueo de la misma época valorados en 65 millones de coronas suecas (unos 6 millones de euros). Las joyas fueron recuperadas el pasado mes de febrero.

La Justicia sueca ya condenó en febrero a cuatro años y medio de cárcel a un hombre identificado como Nicklas Backstrom, de 22 años. En un primer momento, negó cualquier relación con el robo, pero terminó confesando después de que los investigadores encontraran su ADN en las joyas.

El segundo sospechoso, Martin Cannermo, de 26 años, ha sido condenado este martes aunque a una pena menor, tres años de cárcel, "porque se ha tenido en cuenta que ha sido sentenciado a varios años de prisión por otros delitos y porque ayudó a encontrar los objetos robados", ha informado el tribunal en un comunicado.

Ha defendido igualmente su inocencia, si bien "la principal prueba en su contra es que su ADN estaba en los objetos robados". Según él, tocó las joyas al entregarlas, pero los investigadores también le pueden relacionar con la lancha rápida usada en la fuga.

Las dos coronas, el cetro y el globo terráqueo fueron encontrados en un una bolsa de basura que estaba en el techo de un coche en Akersberga, al norte de Estocolmo. Cannermo sostiene que recibió las joyas de una persona anónima y las colocó ahí para que las encontraran.

En 2013, una corona y un cetro usados en el funeral del rey Juan III fueron robados en Vasteras. Después aparecieron en dos bolsas de basura abandonadas en la cuneta de una carretera que la Policía encontró gracias a un chivatazo. De ser detenidos, los ladrones podrían ser condenados a hasta seis años de cárcel.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Internacional