2 de junio de 2020
18 de marzo de 2014

Condenados a prisión por organizar manifestaciones en Azerbaiyán

Sus allegados aseguran que no estuvieron en las protestas y denuncian una condena "por motivos políticos"

   BAKU, 18 Mar. (Reuters/EP) -  

   Un tribunal de Azerbaiyán ha condenado al 'número dos' del partido opositor Musavat, Tofig Yagublu, y al líder de la organización defensora de los Derechos Humanos Alternativa Republicana, Ilgar Mamadov, a penas de cinco y siete años de prisión, respectivamente, por organizar y participar en una serie de manifestaciones contra un gobierno regional en enero de 2013, ha informado un portavoz de la corte.

   Azerbaiyán, una antigua república soviética con mayoría de población musulmana, sirve como punto de tránsito para las tropas estadounidenses desplegadas en Afganistán y como fuente de suministros energéticos para Europa. El país está gobernado por Ilham Aliyev, que ha sido criticado por organizaciones de defensa de los Derechos Humanos por no respetar los derechos de los disidentes ni la libertad de expresión.

   El 'número dos' del partido opositor Musavat, Tofig Yagublu, y el líder de la ONG Alternativa Real, Ilgar Mammadov, fueron arrestados en febrero de 2013 por organizar y participar en las manifestaciones que tuvieron lugar en enero de ese año en la localidad de Ismailli, en el norte del país, en las que miles de personas reclamaron la dimisión del líder del Gobierno regional.

   Los abogados de los dos acusados y sus partidarios han denunciado que la condena tiene motivos políticos, toda vez que ninguno de ellos estuvo en Ismailli durante las protestas y visitaron esa ciudad, situada a 200 kilómetros al noroeste de Baku, el día que terminaron las manifestaciones.

   "La decisión del tribunal no es justa. Es una orden política del Gobierno", ha afirmado el abogado de Mamadov, Fuad Aghayev, en declaraciones a Reuters. El letrado ha anunciado que recurrirán la condena.

   Estas condenas llegan después de que otras 16 personas fueran sentenciadas a penas de prisión por cargos similares por haber participado en las manifestaciones en Ismailli, en las que miles de azeríes protestaron contra la corrupción de la administración y su ineficacia a la hora de poner fin a las diferencias entre los pobres y los ricos.

   La organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) ha reclamado la "liberación incondicional e inmediata" de Yagublu y Mamadov. "Las autoridades de Azerbaiyán no parecen dispuestas a dejar de machacar a los disidentes. Están siendo castigados simplemente por ser críticos con el Gobierno", ha denunciado el subdirector para Europa y Asia Central de AI, Denis Krivosheev.

   "Los que están en el poder muestran una falta total de respeto por las voces disidentes en Azerbaiyán", ha apostillado. En Azerbaiyán, un país con nueve millones de habitantes situado entre Irán y Rusia, las manifestaciones suelen ser disueltas rápidamente por las fuerzas antidisturbios de la Policía.

Para leer más