26 de noviembre de 2020
27 de junio de 2006

El Consejo de Europa propone indemnizar a las víctimas de las ilegalidades cometidas por la CIA

ESTRASBURGO, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del Consejo de Europa, Terry Davis, planteó hoy en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) que las víctimas de las ilegalidades cometidas por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Europa puedan ser indemnizadas por los países miembros del Consejo de Europa y acudir incluso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

"Quienes creen que sus derechos han sido violados por acción u omisión de un Estado miembro del Consejo de Europa deberían pedir indemnización a la justicia nacional y, en último extremo, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos", dijo durante su intervención en el debate de la APCE, que hoy aprobó el informe del diputado suizo Dick Marty en el que considera probado que Gobiernos de catorce países europeos, entre ellos España, colaboraron con la CIA.

Marty cree que los países tienen la obligación de establecer la verdad sobre un sistema que calificó como una "telaraña mundial" de aeropuertos, vuelos y centros de detención ilegal que permitió el "secuestro" de personas y su transporte a "cárceles secretas", tesis que hoy arropó el secretario general del Consejo de Europa.

En la misma línea se expresó el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario europeo de Justicia, Franco Frattini, que también participó en el debate y se comprometió a ejercer "presión política" sobre los ministros del Interior de la Unión Europea para que agilicen sus investigaciones y arrojen luz sobre estos hechos.

Davis, mientras, dijo haber extraído dos conclusiones de la investigación llevada a cabo por Marty. La primera que en algunos países miembros del Consejo se produjeron 'entregas extraordinarias', y la segunda que este tipo de prácticas se pueden producir en todos los Estados miembros por la simple razón de que no disponen de mecanismos administrativos y jurídicos apropiados para proteger a las personas de estas violaciones.

Las respuestas dadas por los Gobiernos demuestran, según Davis, que hay tres lagunas en la aplicación de la Convención Europea. Una derivada de que los agentes de los servicios secretos extranjeros y países aliados no son objeto de un control apropiado y efectivo, a diferencia de los servicios de seguridad e información internos.

Por este motivo, recomendó al Comité de Ministros un nuevo instrumento del Consejo de Europa que incorpore un marco legislativo y administrativo sobre la organización y funcionamiento de los servicios de seguridad. Este tipo de marco debería prever garantías adecuadas contra los abusos, vigilancia parlamentaria y control judicial.

En segundo lugar, Davis dijo haber llegado a la conclusión de que los procedimientos actuales sobre los aviones civiles y la inmunidad de la que se benefician los aviones oficiales significa que es casi imposible para los Estados determinar hasta qué punto un aparato en tránsito a través de su espacio aéreo se utiliza con fines que son contrarios a la Convención europea de Derechos Humanos.

Por ello, pidió a los Gobiernos poner en marcha a nivel nacional garantías y controles previstos en las reglas internacionales e iniciar junto a las instituciones internacionales y europeas un examen del marco reglamentario internacional aplicable a la aviación civil.

En lo que se refiere a las aeronaves de Estado, Davis adelantó su intención de proponer que se incorporen a los acuerdos bilaterales y a las autorizaciones de sobrevuelo de países terceros un conjunto de disposiciones relativas a los derechos humanos.

En tercer lugar, considera necesario definir "claramente" las excepciones a la inmunidad de los Estados en caso de graves violaciones de los Derechos Humanos. "Inmunidad no significa impunidad", proclamó tras anunciar que recomendará al Comité ministerial iniciar los trabajos para elaborar un nuevo instrumento del Consejo sobre el tema.

"Creo que hemos llegado a un momento crucial en nuestra reacción a las acusaciones de los vuelos y las detenciones ilegales en Europa. Es hora de mirar al futuro. No podemos deshacer lo que ya se ha hecho, pero podemos hacer que no se vuelva a repetir", concluyó.

INVESTIGACIONES NACIONALES

Por su parte, el comisario de Justicia, Libertad y Seguridad, Franco Frattini, que participó hoy en el debate, apoyó el trabajo de la Asamblea Parlamentaria y felicitó al responsable del informe, Dick Marty.

Frattini consideró "esencial" que los países afectados aclaren su situación en sus propios países a la luz de las averiguaciones iniciales y de las investigaciones que se han llevado a cabo a nivel europeo. Recordó que ha pedido en numerosas ocasiones a los Estados miembros y a los candidatos a entrar en la UE usar todos los instrumentos legales de que disponen para arrojar luz sobre estos hechos.

Las investigaciones a nivel europeo no han concluido dado que Dick Marty ha planteado crear un subcomité 'ad hoc' en el Consejo de Europa para continuar las pesquisas y la comisión temporal creada en el Parlamento Europeo tiene previsto seguir sus trabajos durante los próximos seis meses.

No obstante, sin anticipar el resultado final del proceso que todavía está en marcha, Frattini puso de relieve que es importantes pensar ahora cómo se puede evitar a nivel europeo que este tipo de situaciones vuelvan a producirse en el futuro.

Defendió proseguir con la coordinación entre instituciones para definir qué medidas tomar, lanzar un debate sobre el tipo de controles aeroespaciales en los aeropuertos europeos y actuar en el marco de los acuerdos firmados entre Estados Unidos y la Unión Europea en 2003 sobre cooperación judicial.

"De manera general, es esencial establecer un diálogo con Estados Unidos, que es un tradicional aliado en nuestra lucha contra la tiranía y la defensa de los derechos humanos", proclamó el responsable europeo. "En el actual clima de duda, es vital intensificar nuestra cooperación. Frente a la amenaza del terrorismo internacional, es impensable que la UE y Estados Unidos no actúen de la mano", continuó Frattini.

COOPERACIÓN DE EEUU

A su juicio, las diferencias legislativas y las diferentes tradiciones políticas no son motivo suficiente para atenuar la identidad de valores comunes entre las dos orillas del Atlántico. Por lo tanto, consideró "importante" que las autoridades norteamericanas "cooperen plenamente" con el trabajo del Consejo de Europa y el del Parlamento Europeo.

Frattini se comprometió a ejercer una "presión política" sobre los ministros del Interior de los países miembros de la UE para que se pueda conocer "lo más pronto posible" el resultado de las investigaciones en cada Estado miembro.

Recalcó que la Comisión Europea debe de esperar al resultado legal y jurídico para extraer las consecuencias y adelantó que si bien el Ejecutivo comunitario no tiene poder para investigar sí puede formular propuestas si hubiera una "verdad jurídica" que indicara que un país miembro ha violado el Tratado a sabiendas.

"El Tratado que estoy obligado a hacer respetar dice que habrá consecuencias si hay una violación grave de los derechos humanos. Hay un procedimiento y la Comisión puede hacer una propuesta para que el Consejo tome una decisión final, en el caso de que se produzcan estos hechos", remachó.

Aparte del debate y la posterior votación, una coalición de 14 organizaciones de Derechos Humanos de Estados Unidos y Europa, lideradas por WITNESS, presentará en primicia mundial un documental de 25 minutos titulado "Fugitivos", que ofrece el testimonio de dos hombres que han sobrevivido al "traslado extraordinario", la detención secreta y la tortura: Jaled El Masri y Binyam Mohamed. Asimismo, incluye una entrevista con el principal artífice del programa de traslados de la CIA, Michael Scheuer.