1 de marzo de 2021
9 de noviembre de 2014

El Consejo de Ministros israelí aprueba aplicar la ley israelí a los colonos de Cisjordania

JERUSALÉN, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Ministros israelí ha aprobado este domingo aplicar las leyes israelíes a los colonos de Cisjordania sin realizar una anexión formal de estos asentamientos. La derecha considera que así se protegen los derechos de los residentes en los asentamientos, mientras que desde la izquierda lo denuncian como una política discriminatoria de 'apartheid'.

El proyecto de ley, conocido como Ley de Normas, supone traducir las normas israelíes en decretos militares para que sean vigentes en Cisjordania, ya que los colonos están formalmente sometidos a la regulación militar. La iniciativa ha sido aprobada por la Comisión de Legislación del Gobierno, con lo que solo restaría su tramitación parlamentaria para que entre en vigor.

La iniciativa fue presentada por el diputado ultraortodoxo Orit Struk, del partido Hogar Judío (Bayit Yehudi) Yariv Levin y ha conseguido el apoyo de seis ministros, mientras que otros cuatro se han opuesto.

Una de las que votó en contra es la ministra de Justicia y líder del partido centrista Hatnua Tzipi Livni, quien ha argumentado que esta ley "tiene como objetivo real normalizar una situación anormal y ampliar la ocupación enmascarándola como derechos civiles".

El proyecto de ley establece que el Mando Central del Ejército israelí, máxima autoridad en los territorios ocupados, ratificará las leyes aprobadas en el Parlamento israelí en un plazo de 45 días tras su tramitación parlamentaria. La iniciativa pretende servir tanto a los israelíes como a los palestinos, un extremo dudoso ante la irretroactividad que impide que los palestinos adquieran derechos básicos, como votar.

Desde la oposición, la presidenta del partido Meretz (izquierda), Zehava Gal-On, ha criticado la iniciativa. "La Knesset (Parlamento) intenta asumir la responsabilidad de un comandante militar en los territorios, unos territorios soberanos ocupados, y ampliar a los asentamientos las leyes vigentes en Israel, un país soberano", ha explicado.

"Esto supone una completa contradicción con el derecho internacional aceptado por Israel. Quien elija vivir en los asentamientos sabe que es un territorio ocupado. Ahora quieren una anexión 'de facto' aplicando las leyes a los colonos, lo que supone crear una política de 'apartheid'", ha argumentado Gal-On.