8 de diciembre de 2019
  • Sábado, 7 de Diciembre
  • 24 de julio de 2019

    La constructora italiana CMC de Rávena niega cualquier implicación en el escándalo de corrupción en Kenia

    NAIROBI, 24 Jul. (Reuters/EP) -

    La constructora italiana CMC de Rávena, que se enfrenta a una acusación por supuesta malversación de fondos públicos en dos proyectos hidráulicos en Kenia, ha negado este miércoles cualquier implicación en el escándalo de corrupción, por el cual ha sido detenido el ministro de Finanzas, Henry Rotich.

    La Fiscalía acusa a la empresa y a altos cargos kenianos de inflar el coste de la construcción de dos presas en el oeste del país africano hasta los 63.000 millones de chelines (unos 544 millones de euros), cuando el gasto real sería de 46.000 millones (unos 397 millones).

    Pese al desembolso realizado, los trabajos de construcción de las dos presas no han comenzado. El Ministerio Público ha subrayado que ni siquiera se han adquirido los terrenos donde está previsto que se ubiquen.

    El Gobierno hizo pagos anticipados por valor de 19.000 millones (164 millones), incluidos 11.000 millones (94 millones) procedentes de la deuda pública, que en realidad acabaron en cuentas bancarias en el extranjero pertenecientes a los supuestos implicados, de acuerdo con el Ministerio Público.

    "La acusación se refiere, de hecho, a las condiciones de la financiación (...) y CMC y sus representantes no participaron en esas negociaciones", ha dicho CMC en un comunicado, en el que asegura que está cooperando con las autoridades judiciales de Kenia para que el asunto se resuelva "lo antes posible".

    Sin embargo, el fiscal general, Noordin Haji, aseguró el martes a Reuters que CMC no estaba cooperando. Los investigadores pretenden solicitar la extradición de al menos uno de los ejecutivos de la empresa italiana. Rotich y su 'número dos' en el Ministerio de Finanzas fueron detenidos y han quedado en libertad bajo fianza. En total, hay 26 personas investigadas.

    Este caso se enmarca en la campaña anticorrupción puesta en marcha el año pasado por el Gobierno de Uhuru Kenyatta. Desde entonces, cientos de altos cargos, funcionarios y empresarios han sido detenidos y procesados.

    Para leer más