25 de agosto de 2019
  • Sábado, 24 de Agosto
  • 27 de julio de 2009

    Corea.- Pyongyang rechaza volver a las conversaciones a seis bandas y solicita una nueva mesa de diálogo

    SEÚL, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El régimen norcoreano reiteró hoy su negativa a reanudar las conversaciones a seis bandas --con Corea del Sur, Estados Unidos, Rusia, China y Japón-- y solicitó una nueva mesa de diálogo para salir del punto muerto en el que se encuentran las negociaciones sobre su controvertido programa nuclear.

    Un portavoz del Ministerio de Exteriores norcoreano, en declaraciones a la agencia estatal de noticias KCNA, recogidas por surcoreana Yonhap, deja entrever la intención de Pyongyang de iniciar conversaciones bilaterales con Estados Unidos y critica a los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), quienes instaron la pasada semana al régimen norcoreano a que vuelva a las negociaciones a seis.

    "Como parte afectada, sabemos mejor que nadie que se debe hacer algo para resolver el problema", dijo el portavoz de Exteriores norcoreano. "Hay una forma de diálogo específica y reservada que podría reconducir la situación", añadió.

    Estas manifestaciones se producen poco después de que el embajador de Corea del Norte ante Naciones Unidas, Sin Sun-ho, fuese citado por la agencia japonesa Kiodo sugiriendo que Pyongyang quería abrir un proceso de diálogo con Washington.

    Los dirigentes comunistas abandonaron las negociaciones a seis bandas el pasado año ante la negativa de Estados Unidos a eliminarle de la lista del Pentágono de países terroristas, algo a lo que Washington se había comprometido si Corea del Norte iniciaba el proceso de desnuclearización.

    Aunque los norcoreanos empezaron tímidamente a desnuclearizarse --en junio de 2008 comenzaron a desmantelar el reactor de la central nuclear de Yongbyong--, Estados Unidos no cumplió su promesa argumentando que se necesitaba un mayor acceso de observadores internacionales a las instalaciones nucleares norcoreanas, algo a lo que el régimen comunista se negó.

    En abril del presente año, Pyongyang dio por acabadas las negociaciones y anunció la reactivación del reactor de Yongbyong. Además, el pasado 25 de mayo realizó la segunda prueba nuclear de su historia, de una potencia de unos 20 kilotones y que sirvió para que Naciones Unidas aprobara un endurecimiento de las sanciones impuestas contra el régimen comunista.

    La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, volvió a pedir ayer a Corea del Norte que regrese a la mesa de negociaciones para resolver la crisis sobre su programa nuclear pero advirtió de que cualquier avance de Pyongyang en este sentido deberá ser realizado sin "medias tintas".

    "No vamos a recompensarles por medias tintas. Saben que lo que la comunidad internacional espera de ellos", explicó Clinton en una entrevista al programa 'Meet the Press', de la cadena estadounidense NBC. "Seguimos deseando que Corea del Norte vuelva a la mesa de negociaciones y que sea parte de un esfuerzo internacional que lleve a la desnuclearización".