21 de agosto de 2019
5 de marzo de 2014

Seúl propondrá a Pyongyang conversaciones para celebrar nuevas reuniones de las familias separadas por la guerra

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Corea del Sur propondrá este miércoles a las autoridades norcoreanas mantener conversaciones de trabajo a través de la Cruz Roja para intentar alcanzar un acuerdo sobre la celebración de reuniones de familias separadas por la guerra (1950-1953) de forma regular.

"El Gobierno planea proponer que estas conversaciones se celebren la semana que viene en el lado surcoreano de la localidad fronteriza de Panmunjom", ha indicado el portavoz del Ministerio de Unificación surcoreano, Park Soo Jin.

"Corea del Sur espera que Corea del Norte de una rápida respuesta a nuestra propuesta, dado el dolor y la agonía de las familias separadas (por la guerra)", ha remachado, según ha informado la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

La propuesta se producirá días después de que la presidenta surcoreana, Park Geun Hye, propusiera que ambos países celebraran estos encuentros de forma regular, argumentando que las personas de más edad se están quedando sin tiempo para ver a sus familiares.

El 25 de febrero finalizó la última ronda de encuentros entre las familias, los primeros celebrados desde 2010. El conflicto terminó con un alto el fuego, no un tratado de paz, lo que provocó que los civiles de ambas Coreas quedaran separados y tuvieran prohibido enviar cartas o correos electrónicos, si bien existen algunos canales ilegales.

Las reuniones son un asunto con un importante valor sentimental en Corea, y la mayoría de los participantes tiene entre 70 y 80 años de edad, por lo que han pedido ver a sus familiares antes de un eventual fallecimiento.

Las dos Coreas han celebrado más de una docena de rondas de estas reuniones desde cumbre histórica en el año 2000 entre el entonces presidente surcoreano, Kim Dae Jung, y el entonces líder norcoreano, Kim Jong Il, reuniendo a más de 21.700 personas separadas desde la Guerra de Corea.

Pese al signo de acercamiento que supusieron las reuniones, la celebración de las maniobras conjuntas entre Corea del Sur y Estados Unidos ha provocado las críticas de Pyongyang, que ha disparado varios misiles de corto alcance en los últimos días como gesto de advertencia.

El, Corea del Norte disparó siete nuevos proyectiles de corto alcance desde la costa sureste, tras los cuatro disparados el pasado jueves y los dos lanzados en la madrugada del lunes.

En este ambiente cada vez más tenso, este lunes llegaron a la ciudad surcoreana de Busan, en el sur del país, el submarino nuclear estadounidense 'USS Columbus (SSN-762' y el buque 'USS Blue Ridge' para participar en las maniobras conjuntas.

El ejercicio militar Key Resolve llegará a su fin este jueves, mientras que las maniobras de combate Foa Eagle se realizarán hasta el próximo 18 de abril en Corea del Sur, donde permanecen desplegados más de 28.000 soldados norteamericanos.

Para leer más