1 de diciembre de 2020
11 de diciembre de 2007

Crónica Argelia.- Al menos 22 muertos y 177 heridos en los atentados en Argel, reivindacos por Al Qaeda en el Magreb

Entre las víctimas hay al menos cinco funcionarios de Naciones Unidas fallecidos y otros 14 desaparecidos

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Al menos 22 personas murieron hoy y otras 177 resultaron heridas en dos explosiones sucesivas registradas esta mañana en Argel, según los últimos datos oficiales facilitados por el ministro del Interior, Nureddine Yazid Zerhuni, y recogidos por la agencia argelina APS. En una comparecencia ante la prensa, Zerhuni acusó a los salafistas, brazo armado de Al Qaeda en el Magreb, de la autoría de los ataques con bomba dirigidos contra un edificio gubernamental y las sedes de varias agencias de Naciones Unidas. Posteriormente, Al Qaeda en el Magreb asumió la autoría de los atentados a través de un mensaje publicado en una página web.

No obstante, fuentes médicas y de salvamento advirtieron de que las cifras de víctimas podrían duplicarse. Un funcionario de la agencia de protección civil indicó, con la condición de anonimato, que los fallecidos han sido al menos 45, mientras que un médico de un hospital de la capital, que aseguró estar en contacto con otros centros, dijo que el balance de muertos ascendía a al menos 60.

Las dos bombas explosionaron con un intervalo de apenas diez minutos, la primera al paso de un autobús escolar cerca de la sede del Tribunal Supremo y la otra frente a la fachada de varias agencias de Naciones Unidas, entre ellas el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

"Sabemos con seguridad que se trata del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC)", declaró Zerhuni, quien añadió que algunos presos de esta organización habían confesado que tanto las sedes del Gobierno como las oficinas de la ONU figuraban entre sus objetivos.

El ministro aseguró también que doce empleados del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) figuran entre los fallecidos, todos ellos argelinos. Entre los heridos de ACNUR sí figuran tres extranjeros, dos senegaleses y una mujer libanesa.

Sin embargo, la viceportavoz de la ONU, Marie Okabe, informó de que "de acuerdo a las últimas informaciones" se cree que han fallecido "cinco" funcionarios del organismo internacional. Estas cifras se basan en información procedente de un coordinador de emergencia en el lugar en donde explosionaron los dos coches con bomba. Sin embargo, se esperaba que el número de bajas aumentara con el paso de las horas y, advirtió Okabe, "aún intentamos localizar a 14 personas". "La situación sobre el terreno es muy confusa", explicó la viceportavoz, por lo que el personal trata de "localizar personas en hospitales y se está rastreando entre los escombros".

Por su parte, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Antonio Guterres, aseguró que el objetivo de uno de los atentados era, "sin duda", la sede de ACNUR. Dos miembros del equipo de la agencia, ambos conductores y de nacionalidad argelina, murieron en uno de los atentados, precisó el portavoz de Guterres, Ron Redmond. "Es una calle muy pequeña que sirve de separación a un complejo de la ONU, y esto sucedió precisamente allí", añadió.

Otra portavoz del organismo internacional, Marie Heuze, manifestó desde Ginebra que si todos los desaparecidos estuvieran finalmente muertos, sería éste el atentado más grave perpetrado contra Naciones Unidas desde el registrado en 2003 contra su sede en Bagdad, en donde murió el enviado Sergio Vieira de Mello y otras 21 personas.

BAN EXPRESA SU "INDIGNACIÓN" E "IRA"

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, condenó hoy con firmeza los atentados en Argelia, uno de los cuales alcanzó un edificio de Naciones Unidas. "Esto es simplemente inaceptable", afirmó visiblemente afectado, desde la isla indonesia de Bali, en donde se encuentra para participar en la conferencia sobre el cambio climático.

"Me gustaría condenarlo en los términos más firmes", añadió Ban, subrayando que este tipo de actos "no pueden justificarse bajo ninguna circunstancia". "No hay palabras para expresar mi consternación, indignación e ira por el ataque terrorista a la misión de las Naciones Unidas en Argelia", insistió en un comunicado.

"Fue un golpe despreciable y cobarde contra funcionarios civiles que sirven a los ideales más altos de la humanidad bajo la bandera de la ONU. Es indecente e injustificable aún bajo los estándares políticos más bárbaros", subrayó. Además, afirmó que el sacrificio de estos servidores de la gente no puede ni debe ser olvidado y pidió que "los responsables de estos crímenes no escapen a la más firme condena ni al castigo de las autoridades argelinas y la comunidad internacional".

Ban informó además de que ha dado instrucciones a los altos asesores de su Oficina Ejecutiva, así como del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) y del Departamento de Seguridad de la Organización de que viajen a Argelia inmediatamente. "Haremos todo lo posible para ayudar a los heridos en el ataque y a sus familiares. La seguridad del personal de la ONU es prioritaria y tomaremos todas las medidas para garantizarla, en Argelia y en todas partes. Empezaremos con una revisión inmediata de nuestras precauciones y políticas de seguridad", explicó el secretario general.

CONDENA INTERNACIONAL

La UE condenó los atentados y los consideró un "intento de minar la paz y la estabilidad" en Argelia, a quien reiteró su apoyo para superar los "grandes sufrimientos" de décadas pasadas. Tal y como también manifestó la Comisión Europea este lunes, los Veintisiete esperan que los responsables "de estos actos de barbarie" sean llevados ante la justicia.

La Presidencia de la UE emitió un comunicado en nombre de todos los Estados miembros en el que mostró su firme condena de unos atentados "que han costado la vida a muchas personas y han dejado decenas de heridos". El texto continúa mostrando también su condena a "toda tentativa de minar la paz y la estabilidad en Argelia".

En la misma línea se expresó el Alto Representante de la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea, Javier Solana, quien calificó de "odiosos" y "cobardes" los atentados y los condenó con su "máxima firmeza". A su juicio, "estos nuevos atentados en la capital argelina nos recuerdan que la vigilancia, la determinación y la coordinación entre todos nosotros siguen siendo esenciales vista la amenaza terrorista".

También el Rey de Marruecos, Mohamed VI, y el secretario general de la Liga Árabe, Amer Musa, condenaron los atentados, según informó la agencia estatal de noticias marroquí, MAP.

Durante una conversación telefónica con el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, Mohamed VI expresó su solidaridad y sus condolencias por los atentados y reiteró el "compromiso inquebrantable del Reino de Marruecos, a nivel regional e internacional, para combatir el terrorismo e intensificar y coordinar los esfuerzos con vistas a erradicar este flagelo".

Por su parte, Musa condenó enérgicamente este "acto criminal injustificado" y expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y a los heridos, según un comunicado de la Liga publicado en El Cairo.