24 de noviembre de 2020
25 de enero de 2007

Crónica Ecuador.- Tres días de duelo oficial por la muerte de la ministra de Defensa en un accidente de helicóptero

Francia y Chile ofrecen su colaboración después de que Correa pidiera ayuda internacional para investigar las causas del siniestro

QUITO, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Defensa de Ecuador, Guadalupe Larriva, murió ayer en un trágico accidente de helicóptero en el que también fallecieron su hija de 17 años y otros cinco militares. Hoy jueves, el presidente de la República, Rafael Correa, decretó tres días de duelo oficial y pidió ayuda internacional de los "países amigos" para conformar una comisión de investigación para esclarecer las causas del accidente.

"Vamos a pedir ayuda a nuestros países amigos para que se haga una investigación del accidente, con una comisión extranjera para que no quede duda en nadie sobre lo que ha pasado", explicó el presidente Correa desde la ciudad portuaria de Manta, próxima al lugar del accidente, en la provincia de Manabí, donde llegó anoche para conocer los detalles del siniestro.

La comisión de investigación estará conformada por expertos de Ecuador, Chile y Francia. Los helicópteros Gazell son de fabricación francesa por lo que se pedirá la asesoría de dos técnicos de esta compañía, así como el hijo de la fallecida ministra, Rodrigo Ávila, el delegado presidencial Guillermo Bernal como experto instructor en helicópteros y miembros del Cuerpo de Accidentes Aéreos de Chile.

UNA HIJA Y CINCO MILITARES

En el accidente también murieron la hija de la ministra, Claudia Avila Larriva; el teniente coronel Marco Gortaire; los capitanes Hugo Acosta Rubio, Byron Zurita y Richard Jurado, y el teniente Luis Herrera. Correa, que lleva apenas diez días en la Presidencia, afirmó que la muerte de la ministra es "una prueba muy dura" para su Gobierno, y se solidarizó con el resto de familiares de las víctimas.

En comunicado de prensa emitido la pasada madrugada, el Ministerio de Defensa indicó que el accidente se produjo por una "posible colisión" de dos helicópteros, y señaló que la ministra, "como parte de la planificación de visitas a los repartos militares, se encontraba en las unidades acantonadas en la provincia de Manabí, donde asistía a un ejercicio demostrativo" de la aviación de combate.

Según el comunicado, una vez que concluyó este ejercicio" Larriva "retornaba desde el polígono de tiro hasta la base de helicópteros, aproximadamente a las 20.10 horas" (madrugada en España), y añadió que cuando se encontraba cerca del aeropuerto de Manta, los dos helicópteros "posiblemente colisionaron, produciéndose la muerte en todos sus ocupantes".

MUESTRAS DE CONDOLENCIAS

Las primeras muestras de condolencias comenzaron a llegar poco después de conocerse la noticia del accidente. El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, llamó a Correa en la noche del miércoles para trasladarse su pesar y solidaridad por lo ocurrido y pidió a la ministra de Asuntos Exteriores, María Consuelo Araujo, que viaje a Quito para asistir a las exequias por la ministra.

Por su parte, el mandatario peruano, Alan García, envió este jueves sus condolencias a Correa, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores, en el que expresó "su consternación" por el sensible fallecimiento de la ministra". "El presidente García envió un mensaje de condolencias expresando los sentimientos de pesar del Gobierno peruano y los suyos propios por tan sensible pérdida".

La Embajada de Estados Unidos en Quito también mostró su pesar y ofreció su ayuda para colaborar en las tareas de rescate con personal médico del centro de operaciones que Estados Unidos tiene en la base aérea de Manta, muy cerca del lugar del accidente. "Vamos a tener una definición más clara de lo que podría ser la ayuda o la colaboración que podemos brindar para nuestros amigos en Manta", señaló.

Desde Madrid, el ministro de Defensa español, José Antonio Alonso, trasladó también sus condolencias al Gobierno ecuatoriano y a la familia de la ministra, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, según informaron a Europa Press fuentes del Departamento español.

MISA POR LOS FALLECIDOS

En el Colegio Militar de Quito se celebró una misa en recuerdo por los fallecidos, ceremonia religiosa en la que el presidente Correa, la ministra de Asuntos Exteriores, María Fernanda Espinosa, y el vicepresidente de la República, Lenin Moreno, leyeron las lecturas. Previamente, los cuerpos de la ministra de Defensa; su hija Claudia, y los cinco militares fueron velados en la Base Aérea de Manta.

Previamente, doce familiares de Larriva, acompañados por el gobernador de la provincia de Azuay, Oswaldo Larriva, partieron de Cuenca hacia la capital ecuatoriana en una avioneta de las Fuerzas Armadas Ecuatorianas. Gustavo Villalba, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas en Azuay, despidió con honores a los familiares de la ex ministra.

Los familiares de la ministra han dispuesto que Guadalupe Larriva y su hija sean enterradas en el cementerio de Cuenca, su ciudad natal al sur de Ecuador, donde está previsto que diferentes organizaciones sociales y políticas realicen marchas de solidaridad con la familia para sumarse a la consternación que vive el país.