1 de abril de 2020
17 de marzo de 2008

Crónica Kosovo.- Kosovo celebra su primer mes de independencia con graves disturbios en Mitrovica

Los enfrentamientos entre serbios y las fuerzas internacionales han causado alrededor de cien heridos

BELGRADO, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

La localidad kosovar de Mitrovica volvió a ser escenario hoy de violentos enfrentamientos justo cuando se cumplen cuatro años de los graves disturbios que enfrentaron a la comunidad serbia y la albanokosovar --los peores hasta la fecha-- y justo un mes después de la proclamación unilateral de independencia. En esta ocasión, los serbios contrarios a la indepedencia de Kosovo se enfrentaron con la Policía de la Misión de la ONU (MINUK) y con la fuerza de la OTAN (KFOR), lo que ha provocado la marcha de los primeros del norte de Kosovo y ha causando alrededor de cien heridos, en su mayoría civiles serbios.

Los hechos comenzaron esta mañana, cuando la Policía de la ONU, apoyada por las fuerzas de la KFOR, acudió a la sede del Tribunal de Distrito de la MINUK en Mitrovica para desalojar a los trabajadores judiciales serbios que desde el pasado viernes ocupaban el edificio. Mitrovica es una localidad atravesada por el río Ibar, que divide a las dos comunidades dominantes en Kosovo. Los 60.000 habitantes del sur son mayoritariamente albaneses y los 15.000 del norte pertenecen a la comunidad serbia.

Los agentes de la MINUK detuvieron en primera instancia a medio centenar de personas, que no opusieron resistencia. Asimismo, las fuerzas asaltantes retiraron la bandera serbia del edificio. En la operación participaron policías polacos y ucranianos, que entraron en el tribunal, y franceses, que les esperaron en el exterior.

En el momento en que las tropas salieron al exterior, un amplio grupo de civiles bloqueó la carretera. Fue en ese momento cuando los serbios empezaron a lanzar piedras contra los policías. Los soldados respondieron con el disparo de botes de humo y bombas aturdidoras.

La multitud consiguió interceptar dos vehículos y liberar a los serbios que iban en su interior, concretamente a 21 personas, entre hombres y mujeres. Los otros 32 también consiguieron la libertad y regresar al norte de la ciudad.

A lo largo de la mañana se registraron otros incidentes en la ciudad. Desde las siete horas de la madrugada (misma hora en España) se registradon bombazos y fueron incendiados varios vehículos, algunos pertenecientes a la MINUK y a la KFOR.

UN CENTENAR DE HERIDOS

Según fuentes citadas por la cadena de televisión serbia B92, al menos 30 soldados y policías internacionales resultaron heridos, cinco de ellos de gravedad. Aparte, tres serbios también resultaron heridos graves y se teme incluso por la vida de uno de ellos. Más de 70 han sido tratados por heridas de menor consideración. Según fuentes médicas, la mayoría de ellos presentan heridas de bala.

La situación empezó a calmarse después de que la MINUK y la Policía kosovar (KPS) recibieran la orden de retirarse del norte de la ciudad. El portavoz de la MINUK, Alexandar Ivanko, ha confirmado la retirada del norte de Mitrovica.

En cambio, la KFOR continúa en la zona y ha empezado a patrullar las calles. Según fuentes de B92, incluso ha recibido la orden de "disparar para restaurar el orden". Un portavoz de la Alianza, James Appathurai, aseguró que la KFOR responderá con firmeza a cualquier acto de violencia en este territorio de acuerdo con el mandato de la ONU para esta operación.

Cientos de soldados de la fuerza internacional de la OTAN están recorriendo las calles y varios vehículos acorazados y cinco carros de combate han acordonado los alrededores del tribunal. En la operación también se utilizaron aviones sin piloto ('drones') y helicópteros. No se han confirmado oficialmente los rumores según los cuales se ha declarado el estado de emergencia.

El presidente del Consejo Nacional Serbio para el Norte de Kosovo, Milan Ivanovic, acusó a la MINUK y a la KFOR de uso excesivo de la fuerza y de haber provocado con ello la reacción de la población en las calles de la ciudad. Asimismo, aseguró que la actuación fue ordenada por el jefe de la MINUK, Joachim Ruecker, a instancias del presidente de Kosovo, Fatmir Sejdiu, y de su primer ministro, Hashim Thaci. "Es realmente curioso que el jefe de la MINUK reciba órdenes de las instituciones temporales ilegales de Kosovo, de un Estado autoproclamado casi mafioso", declaró.

CONDENAS DE TODO TIPO

Fatmir Sejdiu condenó enérgicamente los enfrentamientos de Mitrovica y exigió que los responsables de estos hechos sean llevados ante la justicia en el menor plazo posible, según informó la agencia oficial de noticias Kosova Press.

El presidente serbio, Boris Tadic, pidió por su parte a la MINUK y a la KFOR que se abstengan de hacer un uso excesivo de la fuerza para contener a los manifestantes de Mitrovica e instó a los serbios de Kosovo a no provocar a las fuerzas internacionales y a los dirigentes serbios del territorio a hacer todo lo que esté en su mano para pacificar la situación en Mitrovica.

Por su parte, el ministro serbio para Kosovo, Slobodan Samardzic, pidió a la MINUK que ponga en libertad inmediatamente a todos los serbios detenidos en Mitrovica durante la operación y calificó de "inaceptable" la detención de los magistrados y otros trabajadores del tribunal atrincherados en el edificio desde el viernes.

Samardzic aseguró que se había entrevistado anoche en Gracanica --localidad de mayoría serbia en Kosovo-- con el representante especial adjunto de la ONU, Larry Ross, para ofrecerle una solución a todas las cuestiones pendientes entre la MINUK y Serbia relativas a los serbios en Kosovo y que había llegado a un acuerdo con éste para que no se hiciera "nada" antes de su llegada a Mitrovica, donde tenía previsto entrevistarse hoy con los empleados del tribunal.

"A pesar de ello, llevaron a cabo esta violenta operación y provocaron a la población", denunció. Samardzic finalmente se trasladó hoy a la ciudad y ante un millar de serbios reunidos en la plaza Sumadija aseguró que "estos enfrentamientos pudieron haberse evitado, pero algunos necesitaban que sucediera lo que ha sucedido".

Los incidentes de hoy han sido duramente condenados por la Unión Europea. Por una parte, el portavoz de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, lamentó "los ataques contra la Policía de la ONU y KFOR", y pidió "contención" a la comunidad serbia. En todo caso, no quiso pronunciarse acerca de si estos enfrentamientos podrían retrasar el despliegue de la misión civil europea (compuesta por 2.000 efectivos policiales, jueces y funcionarios de aduanas) en Kosovo, que debería reemplazar a la MINUK en sus funciones.

Asimismo, la Presidencia eslovena de la Unión Europea expresó en nombre de los Veintisiete "su pleno apoyo a los esfuerzos conjuntos de la Policía de la MINUK y la KFOR para restaurar la ley y el orden" y el alto representante para la Política Exterior y la Seguridad Común de la Unión Europea, Javier Solana, advirtió de que "la violencia no conduce a ninguna parte".

ANIVERSARIO DE LOS DISTURBIOS

Los disturbios de hoy coincidieron con el cuarto aniversario de los peores incidentes registrados hasta la fecha en Kosovo desde que el territorio pasó a control internacional en 1999, unos incidentes que los medios de comunicación serbios conocen como los "progromos de Kosovo".

Entonces, un total de 19 personas murieron y 266 fueron acusadas por los hechos, que comenzaron el 17 de marzo a raíz del hallazgo un día antes por la MINUK de los cuerpos de dos niños albanokosovares en el río Ibar cerca de la localidad kosovar de Cabar.

Los albanokosovares acusaron de sus muertes a los serbios, lo que generó violentas protestas que se extendieron desde el sur de Mitrovica a otras partes de Kosovo. Además de los fallecidos, 900 personas resultaron heridas en los disturbios, que obligaron a unos 4.000 serbios a huir a Serbia. Entre los heridos hubo 63 miembros de la KFOR y 123 miembros de la MINUK.