1 de diciembre de 2020
25 de enero de 2007

Crónica Líbano.- Al menos dos muertos en enfrentamientos en Beirut, mientras Siniora recaba 7.600 millones de dólares

Las partes enfrentadas apelan a sus simpatizantes a la calma, mientras el Ejército impone un toque de queda en la capital

BEIRUT, 25 Ene. (EP/AP) -

Nuevos enfrentamientos entre partidarios gubernamentales y de la oposición en la Universidad de Beirut se saldaron hoy con al menos dos muertos según fuentes policiales y cuatro según la cadena Al Manar, perteneciente a la milicia chií libanesa Hezbolá. Mientras el primer ministro, Fuad Siniora, ha recabado en la Conferencia Internacional de Donantes de París 7.600 millones de dólares (5.840 millones de euros) en subvenciones y préstamos para ayudar a la reconstrucción del país tras la guerra y a la implantación de las reformas económicas que propugna el debilitado Gobierno libanés.

Dichos enfrentamientos han obligado al Ejército libanés a imponer el toque de queda en Beirut, después de que hoy se enfrentaran partidarios progubernamentales y de la oposición, pero esta vez, en las inmediaciones de la universidad de la capital, donde al menos dos personas murieron y otra veintena de ellas resultó herida.

Mientras tanto, el líder de Hezbolá, el jeque Hassan Nasralá, pidió a sus seguidores que "dejen las calles al Ejército y la Policía para que mantengan el orden", durante un discurso televisado.

Previamente, el Ejército libanés salió a la calle para tratar de separar a ambos grupos de estudiantes que se enfrentaban pero los disturbios se extendieron por las calles adyacentes alrededor de la Universidad Arabe de Beirut durante tres horas.

La batalla comenzó al parecer en la cafetería de la universidad tras una discusión entre musulmanes suníes simpatizantes del Ejecutivo de Siniora y partidarios de la oposición que encabeza Hezbolá, integrada por musulmanes fundamentalmente chiíes. Poco después, el conflicto se extendió a las calles, cuando los partidarios de Hezbolá pidieron ayuda a residentes del vecindario que se unieron a los enfrentamientos.

Por su parte, el Ejército comenzó a disparar bombas de gas lacrimógeno y fuego real con el objetivo de dispersar a las multitudes. Según las fuentes oficiales, que no pudieron confirmar el número de muertos, los heridos ascienden a 17, aunque otras cadenas de televisión libanesas hablaron de 25 heridos y hasta cuatro muertos.

La crudeza de los enfrentamientos que sumieron a Beirut en un caos --que revivió las peores pesadillas de la guerra civil que azotó al país durante más de un cuarto de siglo--, obligó al líder de Hezbolá a pedir por televisión a sus partidarios que salieran de las calles, tras acusar a los partidarios del Gobierno de provocar los disturbios. Por su parte, el líder de la mayoría parlamentaria, Saad Hariri, también pidió a sus partidarios que evitaran los enfrentamientos callejeros.

Por otra parte, milicianos islámicos miembros de la organización Jund al Sham dispararon hoy con morteros y granadas contra tropas libanesas mientras éstas se desplegaban en el exterior de Ein el Hilweh --campamento de refugiados palestinos en el sur del país--, obligando a cientos de personas a huir, informaron responsables de seguridad. Poco después se desató un tiroteo entre soldados y milicianos que se prolongó durante diez minutos en el campamento de Ein el Hilweh, cerca del puerto de Sidon.

Por el momento se desconoce si se han producido víctimas, así como el motivo del ataque. Hace dos semanas se produjo un incidente similar entre miembros del Jund al Sham y el Ejército nacional cerca de Ein el Hilweh, en el que dos soldados sufrieron heridas.

7.600 MILLONES DE DÓLARES

A miles de kilómetros de Beirut, el primer ministro libanés recabó hoy un total de 7.600 millones de dólares, equivalentes a 5.840 millones de euros, por parte de la comunidad internacional, siendo los países más comprometidos con la reconstrucción de Líbano, Arabia Saudí, Francia y la UE, con partidas por valor de 850, 500 y 400 millones de euros respectivamente.

Por su parte, el presidente francés, Jacques Chirac, anfitrión de la Conferencia Internacional de Donantes para Líbano, celebrada hoy en París, admitió, ante delegaciones de 40 países, que Líbano "necesita más que nunca el apoyo unánime de la comunidad internacional".

En este sentido, el propio Siniora reconoció que Beirut no puede superar solo sus dificultades económicas, por lo que destacó que el apoyo de la comunidad internacional es "esencial para Líbano". "El coste del fracaso sería demasiado grande", advirtió, tras constatar que Líbano está "al borde de una profunda recesión".

Ante el panorama caótico en Líbano, los donantes internacionales se han comprometido a aportar miles de millones de dólares para encauzar el programa de reformas económicas en Líbano, así como la reconstrucción del país, asolado por la ofensiva militar lanzada por Israel el pasado verano. El presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, cifró las pérdidas para Líbano en 2.400 millones de dólares en concepto de daños directos, a los que hay que sumar otros 700 u 800 millones de dólares por daños indirectos.

Por su parte, Arabia Saudí se ha colocado a la cabeza de las donaciones, con una aportación anunciada de 1.000 millones de dólares (770 millones de euros) en fondos para desarrollo y otros cien millones de dólares (77 millones de euros) en subvenciones para el propio Gobierno libanés. Por su parte, Chirac ha anunciado que la mitad de los 500 millones de euros que aportará Francia en forma de préstamo irá llegando a lo largo del año.

Asimismo, la Comisión Europea se ha comprometido a entregar alrededor de 400 millones de euros en ayudas, y la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, ha confirmado que Washington aportará 770 millones de dólares (592 millones de euros), de los cuales "una parte sustancial serán subvenciones, no préstamos". Esta cantidad aún debe ser aprobada por el Congreso. Además, el Banco Europeo de Inversiones aportará una cantidad de 960 millones de euros en para reformas y proyectos de reconstrucción en Líbano, públicos y privados, en los próximos cinco años.

Por su parte, España donará a Líbano 41 millones de euros para ayudar a la reconstrucción del país hasta 2008, según anunció hoy el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, en el marco de la conferencia de donantes celebrada en París.

En ese montante están incluidos los alrededor de 31 millones de euros comprometidos por el ministro en la pasada conferencia sobre la rehabilitación de Líbano, celebrada el año pasado en Estocolmo, por lo que la cantidad suplementaria supone en torno a 10 millones de euros, añadieron las fuentes, que admitieron la posibilidad de que este montante pueda aumentarse en un futuro y subrayaron que se trata en todo caso de "donaciones puras", en lugar de préstamos.

De los 31 millones comprometidos en 2006, cinco correspondían a la ayuda bilateral por parte de España y se han concedido ya, mientras que en torno a 25 millones se donarían a través de organismos internacionales y el resto iban dirigidos a contribuir en la limpieza del derrame de petróleo en una planta de producción eléctrica cercana a la costa provocada por un bombardeo israelí. El total de 41 millones de euros en donaciones directas se refiere al periodo 2006-2008.