2 de diciembre de 2020
27 de junio de 2006

Crónica O.Próximo.- Hamás y Al Fatá llegan a un acuerdo sobre el 'plan de los prisioneros', que reconoce a Israel

Aumenta la tensión en Gaza e Israel amenaza con atacar en cualquier momento si no se libera al soldado secuestrado el domingo

JERUSALÉN, 27 Jun. (EP/AP) -

El Movimiento para la Resistencia Islámica (Hamás) y Al Fatá podrían haber llegado hoy a un acuerdo sobre el llamado 'plan de los prisioneros', que aboga por la creación de un Estado palestino fronterizo con Israel, lo que significaría un reconocimiento de hecho del Estado judío. No obstante, el acuerdo se ha visto eclipsado por la grave crisis causada por el secuestro de un soldado israelí en la franja de Gaza y de un colono judío en Cisjordania a manos de los Comités de Resistencia Popular (CRP), lo que podría provocar una inminente acción militar de Israel.

Según informó el coordinador del "diálogo nacional", Ibrahim Abu Nayá, "hemos llegado a un acuerdo sobre el documento". El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas (de Al Fatá), intenta convencer desde hace semanas a Hamás (que controla el Gobierno) para que apoye el proyecto, que aboga por la creación de un Estado palestino fronterizo con Israel, lo que significaría un reconocimiento de hecho del Estado judío.

Abbas ha expresado desde el principio su apoyo a este plan --elaborado por importantes dirigentes de Hamás y Al Fatá presos en cárceles de Israel--, por considerar que es una forma de evitar las sanciones económicas contra el Gobierno palestino y que sienta las bases para que se reanuden las negociaciones de paz.

Sin embargo, el acuerdo se ha visto eclipsado por una grave crisis causada por el secuestro de un soldado israelí y la oposición al pacto por parte de la Yihad Islámica, un pequeño grupo extremista que ha perpetrado numerosos ataques contra Israel. "Durante la reunión de hoy, anunciamos que rechazábamos algunos de los artículos de este documento y tenemos reservas sobre otros", afirmó el portavoz de la Yihad, Jaled al Batch.

El 'plan de los prisioneros' (conocido oficialmente como Documento de Reconciliación Nacional) establece que los grupos guerrilleros palestinos deben limitar sus ataques armados a zonas capturadas por Israel en la guerra de 1967, y propone la formación de un Gobierno de coalición palestino.

Hamás y Al Fatá están enfrentados en una lucha por el poder desde que el primero ganase por un amplio margen las elecciones legislativas del pasado enero. Hamás controla no sólo el Parlamento, sino también el Gabinete. Abbas, un moderado, fue elegido presidente en unos comicios distintos el pasado año.

Mientras, Israel ha criticado el documento, ya que no acata las exigencias internacionales de que Hamás abandone la lucha armada y reconozca formalmente el Estado judío.

En este sentido, el presidente de Israel, Moshe Katsav, declaró hoy que el documento "no tiene sentido". "Pienso que es ridículo que se interpreten como un paso adelante las soluciones diplomáticas propuestas por asesinos de mujeres y niños que se encuentran entre rejas", declaró.

MORATINOS

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, advirtió esta tarde de que todavía hay "dificultades" entre los grupos y movimientos palestinos que impiden por el momento que se haya cerrado un acuerdo sobre el denominado 'plan de los prisioneros'.

El jefe de la Diplomacia española mantuvo contactos con responsables palestinos durante su escala en la capital de Gambia, Banjul, y señaló que aún no tiene confirmación de un acuerdo entre las facciones palestinas. "He estado en contacto con mis homólogos palestinos y todavía no se ha cerrado ningún acuerdo. Se está a punto de cerrar pero hay algunas dificultades, así que no puedo confirmar que haya acuerdo definitivo de los distintos grupos o movimientos palestinos", apuntó en rueda de prensa.

NUEVO ATENTADO

Por otra parte, continua la tensión en Gaza y hoy al menos una persona ha muerto y dos han resultado heridas después de que un automóvil que circulaba cerca de la residencia del presidente de la Autoridad Palestina resultase destruido por una potente explosión en la ciudad de Gaza. Aunque el Ejército de Israel ha asegurado que no tiene ninguna relación con el hecho, testigos presenciales han asegurado que la explosión fue causada por un caza israelí.

El automóvil se trasladaba por una carretera que comunica la residencia de Abbas con las oficinas del primer ministro palestino, Ismail Haniyeh. Los restos del automóvil han quedado esparcidos en un radio de 200 metros.

Según responsables sanitarios, el cadáver pertenece a Hamza Muhrab, de 21 años, un activista del brazo armado de Hamás, y estaba carbonizado. Los dos heridos eran viandantes que pasaban por la zona.

Israel ha amenazado con llevar a cabo acciones militares en la franja de Gaza desde que el pasado domingo fue secuestrado un soldado hebreo por milicianos palestinos de los CRP.

SECUESTRADO "EN LUGAR SEGURO"

En este sentido, el portavoz de los CRP, Mohamed Abdel Al, afirmó hoy que el soldado se encuentra en un "lugar seguro", en la primera información sobre el paradero del militar desde su secuestro.

"El soldado está en un lugar seguro que los sionistas no pueden alcanzar", señaló el portavoz de este grupo militante palestino que participó en el ataque perpetrado contra un puesto militar israelí en la frontera entre la franja de Gaza e Israel y en el que además murieron otros dos soldados israelíes.

En cuanto al supuesto secuestro también de un colono judío por parte de los Comités, la Policía israelí aseguró que se está tomando "muy en serio" los informes sobre la supuesta abducción en Cisjordania.

La radio pública israelí informó hoy de que los familiares del hombre indicaron anoche que éste no había regresado a casa. Según la cadena de radio, el individuo estaba haciendo autostop en el momento en que desapareció. "Estamos investigando informaciones sobre una persona desaparecida y nos los estamos tomando muy en serio", declaró un portavoz de la Policía, Micky Rosenfeld. En la franja de Gaza, un portavoz de los CRP reivindicó el secuestro del colono.