29 de noviembre de 2020
13 de junio de 2007

Crónica O.Próximo.- Hamás toma varias posiciones de las fuerzas de seguridad leales a Al Fatá en la Franja de Gaza

Los enfrentamientos de hoy se saldan con varios muertos más, entre ellos un manifestante que protestaba contra la violencia

CIUDAD DE GAZA, 13 Jun. (EP/AP) -

Los enfrentamientos entre milicianos de Hamás y de Al Fatá continuaron hoy con la misma intensidad en la Franja de Gaza, donde se habrían producido en las últimas horas cerca de una veintena de fallecidos, y también se extendieron a Cisjordania, donde se registraron incidentes entre hombres de ambos bandos en la localidad de Nablús. Mientras, el presidente palestino, Mahmud Abbas, volvió a hacer un llamamiento desesperado a que se ponga fin a esta "locura".

Los milicianos de Hamás atacaron tres de los principales recintos de seguridad de la Franja de Gaza y el cuartel general de Abbas con morteros, granadas y fusiles de asalto, pidiendo a las asediadas fuerzas de Al Fatá que se rindan, en un aparente intento por tomar el control de toda la Franja de Gaza.

En una dramática victoria, cientos de miembros de un clan aliado a Al Fatá que había luchado con intensidad se rindieron a milicianos de Hamás y fueron conducidos, con sus armas alzadas al aire, a una mezquita cercana.

Los combatientes de Al Fatá intentaron durante todo el día mantener sus posiciones, pero se vieron superados por los hombres de Hamás. Uno de los choques se produjo en torno al cuartel general de la Seguridad Preventiva, aliada a Al Fatá, en la costa.

Abbas, que se encuentra en Cisjordania, calificó hoy estos enfrentamientos de "locura", pero sus llamamientos a un alto el fuego no fueron escuchados, ya que los hombres de Hamás siguieron tomando los edificios de las fuerzas de seguridad. De hecho, su oficina y su residencia en Gaza fueron atacados y los combatientes de Al Fatá que guardaban el recinto fueron disparados por los hombres de Hamás.

Mientras Hamás tomaba posiciones hasta ahora de las fuerzas de seguridad leales al presidente palestino, los comandantes de Al Fatá se quejaron de que no habían recibido órdenes claras de Abbas para responder y que no hay un mando central. De hecho el hombre fuerte de Al Fatá en la Franja, Mohamed Dahlan, se encuentra en El Cairo desde hace unas semanas para recibir tratamiento por una lesión en la rodilla.

Al menos 15 personas murieron en los enfrentamientos de hoy, lo que eleva el total de fallecidos desde que estallaron los combates hace tres días a más de 50, aunque el balance aumenta por minutos. Entre los fallecidos hoy figura un hombre que estaba participando en una protesta pacífica contra los enfrentamientos en la ciudad de Gaza.

Asimismo, dos mujeres del clan Bakr, aliado de Al Fatá, cuyos miembros se rindieron hoy a Hamás, también figuran entre los fallecidos. Al parecer, tras producirse la rendición, las dos mujeres intentaron abandonar el lugar, según un miembro del clan, para llevar a una niña enferma al hospital, cuando fueron disparadas por hombres de Hamás.

A última hora de la tarde, los milicianos de Hamás atacaron tres recintos de las fuerzas leales a Al Fatá en la ciudad de Gaza --el cuartel de la Fuerza Preventiva, el de los Servicios de Inteligencia y el de las Fuerzas Nacionales-- en lo que podría ser ya la última fase de la batalla.

Combatientes de Hamás, disparando cohetes y morteros, tomaron los tejados de una casa cercana y cortaron las carreteras para evitar que lleguen refuerzos. Además, los milicianos de Hamás apostados en edificios altos de la ciudad también dispararon contra la casa y la oficina de Abbas en Gaza y su fuerza respondió a los disparos.

Previamente, los milicianos de Hamás habían rodeado un edificio de seguridad en la localidad de Jan Yunis, en el sur de la Franja, pidiendo a todos los que se encontraban en su interior a abandonarlo o hacían saltar por los aires el edificio, según los testigos. El edificio fue destruido a continuación por una bomba colocada en un túnel bajo el mismo, según indicó un portavoz de la guardia presidencial, Ali Qaisi.

Posteriormente, las fuerzas de seguridad admitieron que habían perdido el control de la localidad. "Jan Yunis está acabado, pero todavía mantenemos Rafá", indicó un alto responsable de seguridad, Ziad Sarafandi. Pero poco después, milicianos de Hamás hicieron saltar otro edificio de seguridad cerca de Rafá tras un largo combate, según el coronel Nasser Jaldi. "Hamás rodeó el edificio, llegaron desde Jan Yunis a Rafá, están trabajando con un plan", aseveró.

Por su parte, los Comités de Resistencia Popular, un grupo radical aliado de Hamás, anunciaron que habían tomado el control de la frontera de Gaza con Egipto para evitar el tráfico de armas y garantizar que los residentes de Gaza no huyen a través de la frontera. Sin embargo, fuentes de seguridad egipcias informaron de que un grupo de 40 miembros de las fuerzas de seguridad próximas a Al Fatá cruzaron hoy la frontera huyendo de los combates.

ABBAS HABLA DE "LOCURA"

Entretanto, Abbas aseguró hoy que si "la locura" que se está viviendo en la Franja de Gaza continúa, tomará "los pasos necesarios" tan pronto como sea posible, si bien no quiso precisar de qué medidas se trataría. "No responsabilizo a una parte, sino que responsabilizo a todo aquel que levanta su brazo ante la cara de sus hermanos", señaló, pidiendo a Hamás que accedan a dialogar.

Según Abbas, Egipto pidió una reunión entre los rivales hace tres días, pero no hubo respuesta. "Hoy pedimos una reunión y espero que se celebre, porque creo que si las confrontaciones no terminan, todo se vendrá abajo", previno. Además, en sus intentos por acabar con la violencia, Abbas llamó por teléfono al líder de Hamás en el exilio, Jaled Meshal, según indicó uno de sus ayudantes, Nimr Hamad.

Por su parte, el portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri, dijo que los enfrentamientos podrían haberse evitado si Abbas hubiera dado al Gobierno encabezado por Hamás el control sobre las fuerzas de seguridad, a las que acusó de una ola de secuestros, tortura y violencia en Gaza. "El presidente tiene toda la responsabilidad de la crisis actual", aseveró.

Los enfrentamientos dejaron hoy prácticamente vacías las calles de Gaza, aunque varios cientos de líderes tribales, mujeres, niños y milicianos de la Yihad Islámica se congregaron en Gaza en una protesta iniciada por los mediadores egipcios. Algunos manifestantes se dispersaron después de que milicianos enmascarados de Hamás dispararan al aire, pero otros siguieron adelante, enarbolando banderas palestinas y gritando "no disparéis" y "unidad nacional" mediante megáfonos.

Según los testigos, los hombres de Hamás dispararon contra los manifestantes cuando se aproximaron a la casa de un miembro de Al Fatá. Fuentes de los servicios sanitarios indicaron que un manifestante murió y otros catorce resultaron heridos de bala y fueron trasladados al hospital en coches civiles ya que las ambulancias no podían circular debido a los intensos enfrentamientos.

Por otra parte, en Jan Yunes, los milicianos de Hamás también abrieron fuego desde varios edificios contra unos mil manifestantes, hiriendo a uno y haciendo disolverse la manifestación.

INCIDENTES EN CISJORDANIA

Entretanto, la violencia parece haberse extendido también a Cisjordania. Esta tarde, milicianos de las Brigadas de Al Aqsa, brazo armado de Al Fatá, secuestraron a doce empleados de la compañía de actividades artísticas Thurayya, cercana a Hamás, en la ciudad de Nablús. Además, se han producido enfrentamientos entre ambas facciones en la ciudad, en los que resultó herido un peatón, según la agencia Maan.

Por otra parte, al menos 12 miembros de Hamás resultaron heridos en enfrentamientos en el campo de refugiados de Beit al Ma, en el oeste de Nablús, donde habría sido secuestrado un miembro del Movimiento de Resistencia Islámico. Esta mañana, las Brigadas de Al Aqsa habían dado a Hamás doce horas para el cese de las hostilidades, amenazando con atacar a sus hombres en Cisjordania si no lo hacían.