2 de diciembre de 2020
9 de junio de 2006

Crónica O.Próximo.- Una oleada de ataques israelíes causa la muerte de nueve palestinos en Gaza, incluidos dos bebés

Abbas condena esta "masacre sangrienta" y pide ayuda a la comunidad internacional, al Consejo de Seguridad y al Cuarteto

GAZA/RAMALA, 9 Jun. (EP/AP) -

Al menos nueve palestinos murieron esta tarde, en su mayoría civiles, en una serie de ataques del Ejército israelí contra la franja de Gaza. Por una parte, seis civiles, incluidos dos bebés y una mujer, murieron por disparos de la artillería israelí en el norte de la franja. Por otra, al menos tres milicianos palestinos de los Comités de Resistencia Popular murieron en un ataque de la aviación. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, condenó hoy esta "masacre sangrienta" y pidió a la comunidad internacional, al Consejo de Seguridad y al Cuarteto que "pongan fin a esta política criminal israelí".

Según el Ejército israelí, el objetivo de estos ataques eran las zonas del norte de la franja de Gaza desde la que los grupos armados palestinos disparan sus cohetes caseros contra Israel, pero uno de los misiles se desvió de su curso y alcanzó a una multitud de personas que participaban en una fiesta playera.

La confusión es tal que en un primer momento se informó de que los disparos contra la playa procedieron de los buques israelíes desplegados frente a la costa mediterránea, pero posteriormente el propio Ejército negó que los disparos fueran efectuados por la Armada o la aviación y que el origen pudo ser las fuerzas de tierra. El jefe del Ejército, teniente general Dan Halutz, ha ordenado la interrupción de los ataques de artillería en la zona mientras se investigan los hechos.

"Lamentamos el daño causado a civiles inocentes", declaró un portavoz del Ejército, el capitán Jacob Dallal, quien añadió que Israel ha ofrecido ayuda médica a los heridos, e incluso su evacuación a hospitales de Israel.

Tras los disparos se arremolinó una gran multitud en la zona, y un hombre recogió los restos de una joven mientras gritaba: "Musulmanes, ved esto". En un primer momento los médicos informaron de nueve muertos, seguramente debido a la confusión, pero posteriormente bajaron el balance a seis fallecidos y 30 heridos, según informó el ministro palestino de Sanidad, Bassem Naim. Entre los muertos hay al menos una mujer y dos niños de seis y 18 meses de edad, todos ellos miembros de una misma familia, según las autoridades médicas.

Poco después de este ataque, el presidente Mahmud Abbas afirmó que "no hay duda de que lo sucedido en Gaza es una masacre sangrienta e indiscriminada contra nuestro pueblo, nuestra civilización". "Llamo a la comunidad internacional, al Consejo de Seguridad y al Cuarteto para que pongan fin a esta política criminal israelí", añadió.

Por su parte, un portavoz en Gaza de la formación gubernamental palestina, el Movimiento para la Resistencia Islámica (Hamás), Sami Abu Zuhri, declaró que este ataque demuestra que "el ocupante sionista insiste en matar y no hace distinciones entre niños civiles y luchadores por la libertad".

COMITÉS DE RESISTENCIA POPULAR

Poco antes, al menos tres milicianos palestinos murieron y otro más resultó herido en un ataque de la aviación israelí en represalia por el disparo de cohetes de fabricación casera contra Israel, según informaron fuentes oficiales.

El Ejército israelí aseguró que el objetivo de este ataque era un grupo de milicianos que había disparado cohetes contra Israel. En una primera oleada, según el Ejército, resultó leve uno de los palestinos, y en el segundo ataque aéreo fue alcanzado el vehículo en el que los milicianos intentaban huir, lo que causó la muerte de tres de ellos. Sin embargo, las autoridades palestinas afirmaron que los objetivos de los ataques fueron dos grupos separados a varios kilómetros de distancia el uno del otro.

Los hombres han sido identificados como miembros de los Comités de Resistencia Popular, un pequeño grupo radical que dispara frecuentemente cohetes contra Israel. Precisamente, el jefe de seguridad del Gobierno palestino y máximo dirigente de los Comités, Jamal Abu Samhadana, murió ayer en el transcurso de un ataque aéreo israelí sobre un campo de entrenamiento de militantes de esta formación armada en la ciudad de Rafá, en el sur de Gaza, donde los militantes planeaban "un ataque a gran escala sobre Israel", según el Ejército hebreo.

Abu Samhadana ha jugado un papel crucial en los recientes ataques con cohetes realizados sobre suelo israelí y se le acusa del atentado contra un convoy del Ejército estadounidense en la Franja de Gaza, perpetrado en 2003, que acabó con la vida de tres personas. Abu Samhadana había negado su implicación en estos hechos en una entrevista.

Su reciente nombramiento como director general del Ministerio del Interior había provocado el descontento tanto de Israel como de Al Fatá, formación de Abbas y rival político de Hamás.

Un portavoz de los Comités de Resistencia Populares, Abu Abir, declaró que "los sionistas y los israelíes han abierto las puertas del infierno al asesinar a Abu Samhadana". Decenas de miles de personas, incluidos hombres armados que efectuaron disparos al aire, se reunieron hoy en un estadio de fútbol de Gaza con motivo de los funerales.