30 de marzo de 2020
25 de agosto de 2008

Crónica O.Próximo.- Los palestinos reciben con júbilo a los 198 presos liberados, aunque el acuerdo de paz parece lejano

Rice llegó hoy a la región, aunque hay pocas esperanzas de que pueda lograr grandes avances

JERUSALÉN, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los 198 presos palestinos puestos hoy en libertad por las autoridades israelíes fueron recibidos con júbilo en Ramala, en Cisjordania. Mientras, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, llegó hoy a la región para intentar dar un nuevo impulso a un proceso de paz que pocos creen posible cerrar antes del final del mandato del actual presidente estadounidense, George W. Bush.

La lista original de presos a liberar aprobada el pasado 17 de agosto por el Consejo de Ministros israelí contenía los nombres de 199 presos, pero las autoridades descubrieron que uno de ellos aún tenía una investigación criminal abierta, por lo que se canceló su liberación.

Los prisioneros cruzaron el paso de Beitunya, al norte de Jerusalén, procedentes de la prisión de Ofer. Los presos tuvieron que firmar previamente un documento en el que se comprometen a renunciar al terrorismo antes de subir a los autobuses que los trasladaron a Beitunya, donde les esperaban cientos de familiares.

La ceremonia de recepción oficial fue presidida por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, y a ella también asistieron otros altos dirigentes palestinos, según informa el diario 'Jerusalem Post'.

"Prometo que no descansaremos hasta que logremos la liberación de todos los presos", afirmó Abbas durante el acto oficial de recibimiento en la sede de la presidencia palestina, la Mukata, donde se concentraron cientos de palestinos que ondearon banderas palestinas y de Al Fatá, el partido de Abbas.

"A pesar de la gran felicidad, sabemos que también hay pesar por quienes han quedado atrás, los 11.000 que aún deberán ser liberados", dijo. "Todos ellos tienen un lugar en nuestro corazón, pero hay uno especial para nuestro hermano mayor Marwan Barghuti y para nuestro hermano líder Ahmad Saadat, a quienes esperamos ver pronto", dijo.

Barghuti era el secretario general de Al Fatá en Cisjordania, pero fue condenado a cinco cadenas perpetuas, mientras que Saadat es el líder del Frente Popular para la Liberación de Palestina, condenado por su implicación en el asesinato del ministro israelí Rehavam Zeevi, el único político hebreo asesinado durante la Segunda Intifada.

"No hay duda de que buscamos la paz y de que intentamos lograr nuestros objetivos... y no habrá paz sin la liberación de todos los presos", proclamó Abbas.

El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), rival de Al Fatá, manifestó su satisfacción por la liberación de los palestinos, que destacó que Israel al elegir sólo a presos afines a Al Fatá está "chantajeando a los palestinos", según palabras de un portavoz islamista, Fawzi Barhoum, recogidas por la agencia de noticias Maan.

REFORZAR A ABBAS

Israel insistió hoy en que esta liberación es un gesto para reforzar a Abbas e impulsar el lento proceso de paz. "No es fácil para Israel liberar prisioneros. Algunos de los individuos que han sido puestos en libertad hoy han sido declarados culpables por su implicación directa en el asesinato de civiles inocentes", declaró hoy el portavoz del Gobierno, Mark Regev.

"Sin embargo, entendemos la importancia de la cuestión de los prisioneros para la sociedad palestina (...). Creemos que esta acción puede ayudar a las negociaciones y generar buena voluntad", agregó.

Entre los prisioneros liberados están dos palestinos que fueron sentenciados a largas condenas hace aproximadamente 30 años. Said al Atba fue condenado por su participación en un atentado perpetrado en 1977 en el mercado de Petah Tikva en el que murió la inmigrante rusa Tzila Galili, llegada a Israel cuatro años antes. Al Atba es el preso palestino más antiguo que había en las cárceles israelíes y había sido condenado por fabricación de bombas, colocación de explosivos, entrenamiento militar ilegal y pertenencia a una organización ilegal.

Al Atba declaró a su llegada a la Mukata que "ésta es una victoria sobre la prisión, una victoria sobre las esposas, una victoria de la libertad. Ésta es la primera victoria", según declaraciones recogidas por el 'Yedioth Aharonoth'.

Muhamad Abu Ali, por su parte, fue condenado a cadena perpetua por disparar y asesinar en 1980 en Hebrón a un estudiante judío de 20 años, Joshua Saloma, un inmigrante recién llegado desde Dinamarca. Además, fue condenado por el asesinato en prisión de un palestino que le acusó de colaborar con Israel.

Ayer domingo, el Tribunal Supremo de Justicia israelí rechazó una demanda de la asociación de víctimas del terrorismo Almagor en la que solicitaba la paralización de estas liberaciones. Sin embargo, en esta ocasión el dictamen del tribunal plantea preguntas al Gobierno como qué beneficios obtendrá Israel de esta decisión.

"En esta liberación confluyen dos elementos novedosos. En primer lugar, no se da nada a cambio de los presos y, en segundo, hay una desviación de los criterios establecidos para las liberaciones que determinan que ningún preso será liberado antes de cumplir dos tercios de su condena y que ningún preso que haya matado a israelíes podrá beneficiarse de estas liberaciones", indicó la juez Ayala Procaccia en el dictamen.

Además, Procaccia criticó el corto periodo transcurrido entre el anuncio de la liberación y la liberación efectiva, de tan sólo ocho días. "Hay muy poco margen para una revisión judicial", agregó.

Según la lista presentada por el abogado de Almagor, Naftali Wurzberger, entre los liberados hay once presos que sólo han cumplido una cuarta parte de su condena; 16 han cumplido una tercera parte; 24 han cumplido menos de la mitad de su condena y 19 han cumplido menos de dos tercios de la condena. La organización destacó también que 180 israelíes han muerto por ataques de presos liberados previamente.

VISITA DE RICE

La liberación de los presos coincide precisamente con la llegada de la secretaria de Estado norteamericano a Israel en una visita de 25 horas con la que pretende dar nuevos bríos al proceso de paz entre israelíes y palestinos. Sin embargo, son pocos los analistas que creen que la visita pueda conseguir algún logro importante.

Nada más bajar del avión la responsable de la diplomacia estadounidense mostró su satisfacción por la liberación de los palestinos, "un asunto tan sensible para los palestinos". Rice se entrevistará el martes con Olmert en Jerusalén y con Abbas en Ramala.

Rice reiteró que espera que se logre un acuerdo de paz antes de enero, cuando termina su mandato Bush, pero rebajó las expectativas de que se haga público un acuerdo parcial antes de la celebración de la Asamblea General de la ONU de septiembre. "Es extremadamente importante seguir haciendo avances y no tanto llegar de forma prematura a una serie de conclusiones", afirmó desde Tel Aviv.

"Seguimos teniendo el mismo objetivo, que es alcanzar un acuerdo para finales de año", dijo. Al respecto, Rice indicó que Washington no está presionando a las partes para "superar los desencuentros" y reconoció que las negociaciones que aún restan son difíciles.