19 de septiembre de 2019
6 de septiembre de 2008

Crónica Pakistán.- Zardari, viudo de Bhutto, se convierte en el undécimo presidente de Pakistán con un fuerte respaldo

La dimisión de Musharraf ha provocado la ruptura de la coalición entre el PPP y la PML-N de Nawaz Sharif

ISLAMABAD, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

Asif Alí Zardari, viudo de la asesinada ex primera ministra Benazir Bhutto, fue elegido hoy como el undécimo presidente del país desde que éste se convirtió en república en 1956 y lo hizo, como se esperaba, derrotando con claridad a sus dos rivales. Zardari, que sucederá en el cargo al ex presidente Pervez Musharraf tras la dimisión de éste el pasado 18 de agosto, podría prestar juramento mañana mismo.

Según los resultados preliminares, Zardari consiguió 479 de los 702 votos emitidos en la Asamblea Nacional, el Senado y las cuatro asambleas provinciales, mientras que sus rivales quedaron a gran distancia, siendo el segundo más votado el candidato de la Liga Musulmana de Pakistán-Nawaz (PML-N) del ex primer ministro Nawaz Sharif, el juez retirado Saeeduzaman Siddique, con 153. El tercer candidato, Mushahid Hussain, de la Liga Musulmana de Pakistán-Quaid (PML-Q), sólo obtuvo 43 votos.

El anuncio de la elección de Zardari, copresidente del Partido del Pueblo de Pakistán (PPP), fue recibido con gritos de júbilo, aplausos y abrazos de los diputados en las distintas cámaras por parte de sus partidarios.

En las dos cámaras del Parlamento, Zardari obtuvo 281 votos, frente a los 111 del candidato del PML-N, y los 34 del tercer rival, del total de 436 emitidos, según informa la agencia oficial APP. En cuanto a las provincias, el nuevo presidente logró 22 en Punjab --de los 65 en juego en la provincia, principal bastión del partido de Sharif--, 64 en Sindh, 56 en la Provincia de la Frontera Noroeste (NWFP) y 59 en Baluchistán.

Nada más conocerse su victoria, Zardari, que podría asumir mañana mismo el cargo tras prestar juramento, la calificó de "éxito del pueblo y la democracia". Sus palabras coinciden con el sentir de su partido, que considera que su elección supone el triunfo de las fuerzas democráticas y en particular de la difunta Bhutto.

El ministro de Agua y Electricidad, Raja Pervaiz Ashraf, destacó que se trata "de una ocasión feliz para el país ya que el proceso democrático se ha completado y las fuerzas autocráticas han sido derrocadas de una vez por todas". "El nuevo presidente traerá estabilidad política y económica al país", opinó.

Por su parte, el ministro de Deportes, Najmauddin Jan, reconoció que hoy es un día "feliz y triste al mismo tiempo, ya que recordamos a nuestra querida líder (Bhutto) que dio su vida por el bien de la democracia". La ex primera ministra había regresado el 18 de octubre del año pasado en el marco de un acuerdo con Musharraf para un reparto del poder que finalmente no salió adelante y que fue definitivamente abandonado después de su muerte en un atentado en Rawalpindi el 27 de diciembre.

Para el senador Babar Awan, también del PPP, la votación de hoy ha sido una moción de confianza al Gobierno elegido en las elecciones del pasado mes de febrero. "La elección de Zardari acabará con la inestabilidad en el país" puesto que ahora "el Ejército ha vuelto a los cuarteles y el presidente, el primer ministro y el magistrado jefe están en completa armonía".

El fiscal general, Sardar Latif Jan Josa, expresó su deseo de que ahora "tanto el presidente como el primer ministro colaboren y aporten la estabilidad política y económica que lleve al país a un lugar respetable en la comunidad internacional".

LA OPOSICIÓN ACEPTA LA DERROTA

Mientras, la oposición reconoció su derrota. El partido de Sharif, que la semana pasada abandonó la coalición de Gobierno que formaba junto con el PPP acusando a Zardari de no cumplir con sus compromisos, expresó su deseo de que Zardari sea "apolítico" como jefe de Estado.

"Aceptamos los resultados y esperamos que Zardari dimita de su cargo en su partido inmediatamente", declaró uno de los dirigentes de la PML-N, Jwaja Saad Rafiq, a la prensa, mientras que el portavoz del partido, Ahsan Iqbal, dijo que la formación espera que "Zardari sea apolítico como presidente".

Por su parte, el tercer candidato en liza, Mushahid Hussain Sayed, cuyo partido respaldó al presidente Musharraf, felicitó a Zardari por su elección. "Ahora ha llegado el momento de que Zardari presente una visión renovada de Pakistán, suba a bordo a todas las partes y se convierta en un símbolo de federación", subrayó.

FIGURA POLÍTICA CLAVE

Zardari, de 53 años, pasó once años en prisión acusado de corrupción sin que nunca se le llegara a juzgar. Sin embargo, tras la muerte de su mujer se ha convertido en una figura política clave en Pakistán y fue, junto con Sharif, uno de los actores clave, aunque no formaba parte del Gobierno, en forzar la dimisión de Musharraf. El logro, buscado por ambos, ha terminado por separarles.

El nuevo presidente, que fue elegido justo el día en que Pakistán celebra el Día de la Defensa, ha prometido que defenderá el país y barrerá a los talibán de su territorio, además de seguir cooperando con Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo, confirmando así que en este aspecto seguirá la línea marcada por Musharraf.

Su carrera política, siempre a la sombra de su mujer, hija del ex primer ministro Zulfikar Alí Bhutto y con la que se casó en un matrimonio acordado en 1987, le llevó a ser diputado en la Asamblea Nacional en 1999, para luego ser ministro de Medio Ambiente (1993-1996) y de Inversiones (1995-96), tras lo cual fue elegido senador (1997-1999).

Entre sus principales retos, además de solventar la crisis económica, estará el mejorar la situación de la seguridad en el país, donde en los últimos meses han ido en aumento los actos de violencia, atentados terroristas y ataques contra las fuerzas de seguridad, principalmente en la zona tribal y en la frontera con Afganistán, donde elementos talibán se han hecho fuertes.

Prueba de ello es que, mientras los diputados estaban votando hoy, al menos quince personas murieron y otras 30 resultaron heridas en un atentado suicida con coche bomba contra un puesto de Policía en Badabher, a las afueras de Peshawar, capital de la Provincia Fronteriza del Noroeste, según informó la Policía.