28 de noviembre de 2020
29 de julio de 2006

Crónica RDCongo- Unos 25,7 millones de congoleños acuden mañana a las urnas en las primeras elecciones libres en 40 años

El actual presidente Joseph Kabila es el principal favorito en las presidenciales, mientras que 9.000 candidatos compiten por un escaño

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

Todo está previsto para que 25,7 millones de congoleños, de los 62 millones de habitantes que tiene la República Democrática del Congo (RDC), acudan mañana a alguno de los 50.000 colegios electorales en todo el territorio para votar en las primeras elecciones libres en el país en cuatro décadas. Eso al menos, es lo que afirma la Misión de la ONU en la RDC (MONUC), que ha ayudado a la Comisión Electoral Independiente (CEI) a organizar estos comicios, no sin problemas y en medio de una campaña electoral jalonada por actos de violencia.

La CEI ha sido la encargada de imprimir las papeletas de voto en las que aparecen los nombres de los 33 candidatos a la presidencia y de los 9.700 que se disputan los 500 escaños del Parlamento. Cada una de ellas tiene hasta ocho páginas y se han tenido que elaborar 170 versiones, tantas como circunscripciones hay en el país.

A finales de mayo, la CEI publicó la lista oficial de los 33 candidatos a la presidencia. Entre ellos figuran el actual presidente, Joseph Kabila, y tres de sus cuatro vicepresidentes, todos ellos líderes de antiguos grupos rebeldes: Jean-Pierre Bemba, del Movimiento para la Liberación de Congo; Azarias Ruberwa, de la Asamblea Congoleña para la Democracia; y Arthur Z'Ahidi Congo, del Campamento de la Patria.

Poco antes, la principal formación opositora, la Unión para la Democracia y el Progreso Social (UDPS), liderada por el prestigioso Étienne Tshisekedi, había renunciado a presentarse a las elecciones debido a irregularidades en el proceso electoral. Aunque posteriormente intentó que se le readmitiera, finalmente la CEI dejó al influyente Tshisekedi fuera. Los militantes de esta formación han acusado a la comunidad internacional de apoyar estas elecciones para prolongar el mandato de Kabila.

Así las cosas, Kabila es visto por todos como el gran favorito en las presidenciales, pese a que son muchos los que expresan sus dudas sobre su pasado incierto, ya que poco se sabe de este joven de 35 años hijo del ex presidente Laurent Desirée Kabila, del que heredó el cargo tras su asesinato en 2001 por uno de sus guardaespaldas. En su favor tiene el haber logrado la paz en 2002 incluyendo en el gobierno como vicepresidentes a los dirigentes de las principales facciones rebeldes.

Aunque nacido en la RDC, el que se cree que es el mayor de los al menos diez hijos que tuvo Kabila se crió principalmente en Tanzania, por lo que sus detractores le acusan de no ser un verdadero congoleño, sumando a esto el hecho de que su madre es de Ruanda. Durante su mandato como presidente interino --para el cual hubo de modificar la Constitución y permitir que el jefe de Estado pudiera tener menos de 35 años--, Kabila ha conseguido convencer a los gobiernos extranjeros de que es capaz de gobernar.

"Tengo una visión para Congo. Quiero carreteras de norte a sur, de este a oeste. Quiero universidades en la capital de cada provincia", declaró ayer al cierre de su campaña como líder de la Alianza para al Mayoría Presidencial, una coalición de 30 partidos. "Quiero mejorar la situación del pueblo", remachó.

PRINCIPALES RIVALES

Sus principales rivales son precisamente los tres vicepresidentes candidatos, si bien no se espera que ninguno de ellos le haga sombra. Bemba, de 44 años y líder de la Reunión de Nacionalistas Congoleños, es fuerte sobre todo en su provincia natal, Ecuador, y entre los partidarios del ex dictador Mobutu Sese Seko. Sobre este ex líder rebelde pesa una orden de arresto internacional a petición de la República Centroafricana por su presunta implicación en la rebelión en este país.

Por su parte, Ruberwa, de 42 años y también ex rebelde, cuenta con un fuerte apoyo de la minoría tutsi en el este del país, pero no es muy popular y de hecho ha sido acusado de haber cometido atrocidades durante la guerra en el país. Además, se cree que tiene una estrecha relación con el presidente ruandés, Paul Kagame, cuyo país es visto por muchos congoleños como el enemigo. Se teme que su partido no consigue los resultados esperados pueda convertirse en un elemento de desestabilización en el país.

Una de las principales preocupaciones de cara a los comicios es la transparencia en la votación y la seguridad. Para lo primero, la ONU ha llevado a cabo la formación de 50.000 responsables electorales que contarán con la ayuda de 48.700 asesores y observadores de la ONU o internacionales. Además, al menos 1.300 observadores internacionales supervisarán estos comicios.

SEGURIDAD

De la seguridad se encargarán unos 65.000 agentes de las fuerzas del orden congoleñas, que contarán con el apoyo del Ejército, de los 17.500 cascos azules de la MONUC y la misión europea, Eufor, compuesta por unos 1.500 soldados, entre ellos unos 150 españoles.

Además, está previsto el despliegue de soldados congoleños especialmente entrenados para la ocasión, en las zonas más sensibles del país como el distrito de Ituri, en el noreste, según explicó el comandante del Ejército, general Mbuayama Nsiona, esta semana. En total, 630 soldados participan desde ayer y hasta mañana en la seguridad de los colegios electorales en las zonas donde las fuerzas antigubernamentales están activas.

El Ejército estima que hay 3.000 combatientes de la Resistencia Patriótica en Ituri (FRPI) y del Movimiento Revolucionario Congoleño (MRC), a unos 20 kilómetros al este y el sur de Bunia, capital del distrito, mientras que los rebeldes de los Frentes Nacionalistas Integracionistas (FNI), encabezados por Peter Karim, están posicionados 120 kilómetros al norte de la ciudad.

En total, habrá cinco soldados en la zona en torno a cada uno de los colegios electorales en Ituri en las áreas más sensibles, según Nsiona, que precisó que los militares también se encargarán de vigilar las carreteras que lleven a dichos colegios para que los ciudadanos puedan votar sin problemas.

Además, el Ejército declaró esta semana una tregua unilateral durante los comicios, prometiendo que no atacará a las fuerzas antigubernamentales. En este sentido, el secretario general del MRC, Dieudonné Mbuna, indicó a la agencia de la ONU IRIN que sus combatientes dejarán que los electores voten. "Estamos a favor de las elecciones, es más, hemos instado a la gente bajo nuestro control en Nioka (120 kilómetros al noreste de Bunia) a que voten", añadió.