17 de enero de 2021
24 de febrero de 2007

Crónica Senegal.- El país prepara sus comicios presidenciales bajo la amenaza del fraude y nuevos enfrentamientos

El acercamiento entre el presidente y su ex primer ministro, así como las amenazas sobre la oposición incrementan la tensión en el país

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Senegal se enfrenta este domingo a unas elecciones presidenciales donde queda en el aire el futuro del Gobierno del presidente actual, Abdoulayé Wade, un ejecutivo duramente criticado por la oposición en una campaña presidencial que ha ido subiendo de tono progresivamente, desde el regreso del principal candidato opositor al partido del Gobierno del que una vez fue expulsado, y con el máximo dirigente del país amenazando con encarcelar a sus rivales políticos, hasta la culminación en incidentes violentos a lo largo de esta semana entre militantes de diversas facciones políticas.

El inicio de la campaña electoral no pudo empezar de forma más inusual, con un nuevo vuelco en las relaciones entre Wade y su ex primer ministro, ahora rival electoral, Idrissa Seck. Antiguo número dos del Partido Democrático Senegalés (PDS), Seck fue expulsado de la disciplina del partido en agosto de 2005. Después de ser acusado de la apropiación de miles de millones de dinero público y de incumplir las regulaciones de seguridad del Estado, fue absuelto por falta de pruebas, permaneció encarcelado desde el 23 de Julio de 2005 al 7 de febrero de 2006.

Por ello, cuando el 23 de enero Seck anunció que abandonaba su recién creado partido de oposición 'Rewmi' para volver al lado del hombre que le adiestró en la política y que le otorgó su primera cartera ministerial al 2002, en el país comenzó a crecer el temor ante los rumores de una presunta manipulación de los comicios, un temor fue despejado cuando a principios de este mes Seck confirmó que mantenía su candidatura a las elecciones presidenciales en las que competirá con Wade.

"El presidente entiende perfectamente las razones por las que mantengo mi candidatura", declaró Seck. "Seremos dos competidores y yo haré todo lo posible por estar por delante. Nunca dejé el PDS, así que sus puertas estaban simplemente abiertas para mí", señaló en comentarios citados por el diario senegalés 'Le Quotidien'.

CONFLICTOS CON LA OPOSICIÓN

Al margen de la aparente reconciliación con su antiguo pupilo, Wade se ha mostrado inflexible ante las críticas del resto de los candidatos de la oposición --Ousmane Tanor Dieng, Moustapha Niasse y Robert Sagna--, que acusaron duramente el régimen político de Wade. Tanor Dieng, líder del Partido Socialista criticó al Gobierno tanto por la deficiente infraestructura de energía del país como por su incapacidad para atender las necesidades básicas de los senegaleses.

"¿Cómo puede un Gobierno, incapaz de proveer medicinas a un hospital construido después de 1999, solucionar las necesidades básicas de sus ciudadanos?", se preguntó Dieng.

Wade, candidato por la Coalición Sopi 2007, respondió que "el PS es responsable de las dificultades que Senegal experimenta hoy. Después de 40 años en el poder, el PS dejó tras de sí una estela de mal gobierno. Su permanencia en el poder era un desastre para la economía", comentó el presidente en referencia a la era socialista que se desarrolló desde la independencia del país en 1960 hasta las elecciones del año 2000.

"Tengo todos los informes sobre mi mesa. Sabíamos como gestionaban mal, malversaban y desfalcaban fondos destinados al sector de la pesca", alegó Wade. "Si no acaban con sus críticas infundadas y vacías contra mí, no dudaré en enviarles a la cárcel por sus acciones pasadas", amenazó el presidente.

Robert Sagna, el candidato de la Coalición Takku Defarat Senegal (Coalición para la Reconstrucción de Senegal), también tuvo oportunidad de responder a las amenazas de Wade. Como ministro del Gobierno del PS durante 22 años, Sagna declaró que nunca había sido relacionado con ninguna corrupción, mala gestión o malversación de fondos. "Así que no tengo nada que ver con las acusaciones del presidente", indicó.

El cuarto candidato en discordia, Moustapha Niasse, dirigente de la coalición de la Alianza de Fuerzas Progresistas (AFP), describió al presidente Wade como un dictador al estilo "de los ex presidentes de Chile y de la República Centroafricana", Pinochet y Bokassa, respectivamente. "Si quiere detenerme, que lo haga ahora. Estoy decidido a luchar por la libertad de los senegaleses", comentó Niasse.

Ante las críticas, Wade se ha centrado en poner de relieve el reciente acuerdo firmado con Arcelor Mittal para la explotación de minas de hierro en la región de Faleme, en el sureste del país, con una inversión prevista de unos 1.676 millones de euros (2.200 millones de dólares), informó el viernes el productor siderúrgico.

Las reservas totales de mineral de hierro, con cuatro emplazamientos dentro de la región de Faleme, se estiman en unos 750 millones de toneladas y comprenden yacimientos tanto de hematita como de magnetita. El inicio de la explotación de la mina esta previsto para 2011.

"Ya oísteis hablar del señor Mittal, presidente de la compañía minera más importante del mundo que me recibió con su hijo en Nueva York, declarando que habían decidido venir y trabajar en el este de Senegal", afirmó el presidente Wade, que también prometió construir una acerería en Tambacounda, la principal ciudad del este, junto con un ferrocarril de Kedougou a Bargny vía Tambacounda y un moderno puerto para facilitar el transporte de los minerales explotados.

INMIGRACIÓN

El problema de la inmigración también ha sido abordado durante la campaña. El candidato socialista, Tanor Dieng, no dudó en afirmar ante sus partidarios que "la primera actuación que realizaré una vez que me llevéis a la cabeza del Estado el próximo 25 de febrero, será romper los acuerdos sobre emigración firmados con Francia y España", ya que considera que estos acuerdos "fueron alcanzados únicamente para vender a los jóvenes senegaleses a España y no para el interés de la nación", según declaraciones recogidas por la agencia MAP.

Senegal firmó en 2006 acuerdos en materia de emigración con España y Francia, para frenar los flujos masivos de inmigrantes ilegales a las islas Canarias y animar a la emigración legal. La prueba más reciente de dicha firma tuvo lugar el pasado 19 de enero, cuando un primer contingente de 75 jóvenes senegaleses, partieron hacia España con la garantía de un permiso de residencia y un contrato de trabajo.

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, viajó el pasado 14 de febrero a Senegal, donde dio a conocer a las autoridades de este país el compromiso de España para formar y contratar en origen a 300 ciudadanos de este país para trabajar en el sector pesquero, informó el departamento.

CONFLICTOS Y VIOLENCIA

Después de tres ataques por parte de combatientes armados en el norte de la región de Casamance desde el comienzo de la campaña de las presidenciales en Senegal, los representantes del gobierno local y los partidarios de los candidatos están preocupados por la posibilidad de que los rebeldes estén intentando socavar las elecciones del próximo domingo, según IRIN.

Mamadou Diémé, representante local del gubernamental Partido Democrático Senegalés (PDS) declaró que todo el mundo está preocupado por la posibilidad de que las elecciones se vean comprometidas.

Los ataques tuvieron lugar en el departamento de Bignona, en las comunidades rurales de Oulampane y Sindian. El pasado martes, un grupo atacó la residencia de Dakar de Tanor Dieng. Los domicilios de otros dos líderes políticos fueron incendiadas, según los medios de comunicación de Senegal. Mientras tanto, en el centro del país en la ciudad de Darou Mouty, siete personas fueron heridas en una batalla entre partidarios de dos facciones del partido gubernamental.