24 de enero de 2020
10 de diciembre de 2019

El Cuarteto de Normandía acuerda impulsar la aplicación real del alto el fuego en el este de Ucrania

El Cuarteto de Normandía acuerda impulsar la aplicación real del alto el fuego en el este de Ucrania
Un militar ucraniano en el este de Ucrania - REUTERS / OLEKSANDR KLYMENKO - ARCHIVO

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Cuarteto de Normandía, formado por Rusia, Ucrania, Francia y Alemania, ha acordado este lunes tras una reunión en París, la capital gala, impulsar la aplicación real del alto el fuego en el este de Ucrania.

"Las partes se comprometen con la implementación completa y exhaustiva del alto el fuego, reforzado por la puesta en marcha de todas las medidas necesarias para apoyar dicho fin antes de que finalice el año 2019", ha indicado el Cuarteto en un comunicado difundido por la Presidencia francesa.

Tras la reunión, que se ha producido ante lo que el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha calificado como una "dinámica positiva", las partes han indicado que "apoyarán el desarrollo y la implementación de un plan actualizado de desminado en base a la decisión del Grupo de Contacto Trilateral sobre las actividades de desminado, que data del 3 de marzo de 2016".

El texto asegura, además, que apoyarán el acuerdo establecido por el Grupo de Contacto Trilateral --formado por representantes de Rusia, Ucrania y la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)-- en tres zonas de retirada adicionales con el fin de lograr la retirada de las tropas antes de marzo de 2020.

"Han instado al Grupo de Contacto Trilateral a facilitar la liberación e intercambio de prisioneros antes de que acabe el año basándose en el principio de 'todos por todos' (...) bajo el entendimiento de que las organizaciones internacionales, incluido el Comité Internacional de la Cruz Roja tendrá acceso completo e incondicional a los detenidos", señala el documento.

Asimismo, han destacado que apoyarán un acuerdo fijado en un periodo de 30 días sobre los puestos establecidos a lo largo de la línea de contacto basándose primordialmente en criterios humanitarios.

ACUERDOS DE MINSK

Las partes han vuelto a comprometerse con los Acuerdos de Minsk, que fueron firmados en 2015 y son considerados clave por la Unión Europea para resolver el conflicto.

"Los países expresan su interés en llegar a un acuerdo dentro del formato de Normandía y el Grupo de Contacto Trilateral sobre todos los aspectos legales del estatus especial para áreas determinadas de Donetsk y Lugansk tal y como se establece en el paquete de medidas para la implementación de los Acuerdos de Minsk de 2015 para garantizar su funcionamiento de forma permanente", han explicado.

Bielorrusia auspició en 2014 una conferencia de paz en su capital, Minsk, para resolver el conflicto que estalló ese mismo año en el este de Ucrania. El acuerdo apenas se cumplió y las partes suscribieron una nueva versión un año después, que se ha incumplido igualmente.

En este sentido, han hecho hincapié en la importancia de incorporar la 'fórmula Steinmeier' a la legislación ucraniana de acuerdo con la versión acordada por las partes. Esta fórmula fue propuesta en 2015 por el actual presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, cuando era ministro de Exteriores de su país.

La iniciativa prevé la concesión de un estatus especial a las regiones de Donetsk y Lugansk, controladas por los separatistas prorrusos, para la celebración de elecciones municipales en dichos territorios y la retirada de tropas, algo que todavía no se ha producido ya que Kiev denuncia que los separatistas no están respetando el alto el fuego.

No obstante, a pesar de los acuerdos de paz firmados en 2015 en la capital bielorrusa, la guerra civil ha continuado, si bien las líneas de frente permanecen fijas desde hace años.

La implementación de los Acuerdos de Minsk se ha visto frustrada en varias ocasiones. Según ha manifestado en el pasado el propio Cuarteto de Normandía, ha habido "graves fallos" a la hora de cumplir los acuerdos en cuestión, cuyo objetivo es poner fin a la guerra entre las fueras gubernamentales y los separatistas prorrusos.

Sin embargo, el encuentro cara a cara este martes entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, constituye un renovado intento de avanzar hacia una pronta resolución tras años de tensión entre los dos países.

REACCIONES

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha subrayado tras el encuentro que se ha avanzado en el marco de las conversaciones para acabar con el contencioso territorial y lograr la paz en el este de Ucrania.

"El hecho de que estemos unos junto a otros en París hoy es un resultado importante... Y una forma creíble de reanudar las conversaciones, que no habían llegado a buen puerto dada la falta de avances durante años", ha expresado antes de recalcar que "esto es un logro".

Así, ha sostenido que espera que se produzca una nueva reunión bajo el Formato de Normandía en los próximos cuatro meses.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha instado a aprovechar las actuales circunstancias para conseguir avanzar hacia la paz. "Ahora tenemos que seguir adelante y trabajar muy, muy duro", ha apuntado.

"No hay duda sobre esto, pero existe una nueva posibilidad ahora, un movimiento", ha añadido durante una rueda de prensa.

Zelenski, por su parte, ha calificado el diálogo con Putin como "positivo", mientras el presidente ruso ha puesto de nuevo sobre la mesa la posibilidad de cambiar la Constitución ucraniana para dar un estatus especial a la región de Donbás.

Putin, que ha tildado la reunión en París de "útil", ha insistido en la necesidad de amnistiar a aquellos que se han visto involucrados en el conflicto.