13 de noviembre de 2019
29 de julio de 2009

Cuba reconoce la "grave situación económica" que vive la isla

LA HABANA, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El viceministro de Economía y Planificación de Cuba, Adel Izquierdo, reconoció este miércoles la "grave situación económico-financiera" que atraviesa el país como consecuencia de los efectos de la crisis internacional.

Según informa el diario oficial 'Granma', Izquierdo explicó durante la reunión de la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional de Cuba que las principales causas de la crisis por la que pasa la isla son la "reducción significativa de los ingresos provenientes de las exportaciones" y las "restricciones adicionales para acceder a fuentes de financiación externa".

El viceministro sustentó, indicó 'Granma', con "inobjetables cifras y hechos" la "grave situación económico-financiera que atraviesa el país, por lo que explicó que su departamento ya trabaja "en los lineamientos para elaborar el Proyecto de Plan Económico Social para 2010 y en la proyección de la Economía para el periodo 2009-2015".

El presidente cubano, Raúl Castro, anunció hace sólo unos días que el Gobierno prepara ya un segundo "ajuste" en los gastos de 2009 debido al impacto de la crisis económica mundial. En un discurso, pronunciado con motivo del aniversario del asalto al cuartel Moncada, el 26 de julio de 1953, episodio previo a la Revolución Cubana de 1959, Castro también pidió impulsar la producción agrícola como meta de "prioridad estratégica".

El mandatario anunció una reunión del Consejo de Ministros "para analizar una nueva reducción presupuestaria dado el impacto de la crisis económica internacional". Además, citó un próximo pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y el periodo ordinario de sesiones del Parlamento, donde se tratará la creación de la Contraloría Nacional, "órgano que contribuirá en elevar la exigencia en el cumplimiento de la legislación vigente y en materia de control por todas las estructuras de dirección del país".

En cualquier caso, Castro aseveró que el pueblo cubano "seguirá adelante con unidad monolítica forjada en el crisol de la lucha bajo la dirección de Fidel Castro". "Por grandes que sean las dificultades y los peligros, seguiremos adelante", exclamó.