23 de septiembre de 2019
17 de octubre de 2009

Cumbre ALBA.- La cumbre del ALBA aprueba por unanimidad sanciones económicas y comerciales contra el Gobierno interino

LA PAZ, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los países de la Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) aprobaron este viernes por unanimidad una declaración de condena al golpe de Estado en Honduras que incluía sanciones económicas y comerciales al Gobierno interino de Roberto Micheletti y acordaron "no reconocer ningún proceso electoral realizado bajo el régimen golpista, ni ningún resultado del mismo".

Los presidentes del bloque decidieron además "no permitir el ingreso o permanencia en el territorio de todos los países miembros del ALBA a los principales responsables del golpe de estado en Honduras", según el texto de la declaración, solicitada por la canciller depuesta Patricia Rodas, quien intervino en la reunión como representante de su país y advirtió de que "el proceso de diálogo iniciado por la Organización de Estados Americanos (OEA) a instancia de nuestros cancilleres ha sido definitivamente roto".

"El ALBA es la organización que mejor ha mostrado a los hondureños que no andamos solos por el mundo", precisó Rodas. En ese escenario, la canciller trasmitió un mensaje de solidaridad enviado por Zelaya a los dignatarios y participantes en el foro, según informaciones de Prensa Latina recogidas por Europa Press.

La declaración aprobada en el encuentro constituye un renovado respaldo al derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya, quien desde su refugio en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa espera los resultados de una mesa de diálogo mediada por la OEA que intentaba una salida acordada a la crisis desatada tras el golpe militar.

Asimismo, el texto firmado exige el inmediato retorno del orden constitucional a la nación centroamericana y la restitución de Zelaya, expulsado del país a punta de pistola en el golpe militar del 28 de junio.

RECHAZO UNÁNIME

El mandatario venezolano, Hugo Chávez, instó a adoptar medidas más enérgicas para derrotar el golpe militar, al cual denunció como un "atentado contra los pueblos de Latinoamérica". "Estamos obligados a derrocar a ese régimen implantado contra un país que lleva proceso democrático y que además es miembro de este espacio geopolítico", acotó el mandatario socialista.

Los presidentes de Ecuador, Rafael Correa y de Bolivia, Evo Morales, así como el primer vicepresidente cubano, José Ramón Machado Ventura, también expresaron su rechazo al golpe de Honduras y abogaron por la adopción de medidas para resolver la crisis que atraviesa el país centroamericano.