31 de octubre de 2020
25 de septiembre de 2019

El curso arranca en Yemen con dos millones de niños fuera de la escuela y otros 3,7 millones en riesgo

El curso arranca en Yemen con dos millones de niños fuera de la escuela y otros 3,7 millones en riesgo
Escuela en Saná - REUTERS / MOHAMED AL-SAYAGHI - ARCHIVO

MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

La guerra marca un año más el arranque del curso escolar en Yemen, donde dos millones de niños están fuera de la escuela y otros 3,7 millones corren el riesgo de abandonarla, entre otras razones porque a la violencia incesante se suma el hecho de que los profesores llevan más de dos años sin cobrar sueldo alguno.

Unos 500.000 niños han dejado de ir a clase desde que el conflicto se intensificó en marzo de 2015 y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) teme que la cifra siga subiendo, en la medida en que no hay visos a corto plazo de que la situación se estabilice.

Una de cada cinco escuelas en Yemen permanece inutilizada, lo que ha terminado de agravar un sistema educativo que ya de por sí estaba en un estado precario antes del estallido de la guerra entre las fuerzas leales al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, apoyadas por la coalición saudí, y los rebeldes huthis, aliados de Irán.

La representante de UNICEF en Yemen, Sara Beysolow Nyanti, ha lamentado que "el conflicto, el subdesarrollo y la pobreza han privado a millones de niños en Yemen de su derecho a la educación y de cualquier esperanza en un futuro mejor". "Con los salarios de los maestros sin pagar durante más de dos años, la calidad de la educación está en juego", ha advertido.

Para Nyanti, es "inaceptable" que los niños no puedan disfrutar de los derechos que le corresponden por "causas atribuibles al hombre", por lo que ha llamado a tomar medidas y favorecer la educación. Los niños que no están en la escuela no solo se ven abocados "a una vida de pobreza y dificultades", sino que se enfrentan a amenazas que van desde el reclutamiento forzoso al matrimonio infantil.

UNICEF pagó el curso anterior incentivos a más de 127.400 docentes y personal escolar que no habían recibido ningún salario durante más de dos años, con el fin de ayudarles a cubrir sus gastos de transporte y otras necesidades básicas. Además, ha rehabilitado más de 1.300 centros desde 2015 y sigue proporcionando material escolar a los niños.