25 de noviembre de 2020
27 de diciembre de 2006

Darfur.-Más de 175 funcionarios de la ONU podrían desplegarse en Darfur en los próximos días, según la ONU y la UA

El régimen de Sudán rebaja el número de expertos de la ONU que se desplegarán próximamente en Darfur

JARTUM, 27 Dic. (EP/AP) -

El primer grupo de asesores y empleados de la ONU, compuesto por más de 175 funcionarios, en apoyo de la misión de paz de la Unión Africana en la región sudanesa de Darfur, podría desplegarse a la región dicha región en cuestión de días, según un comunicado conjunto de la ONU y la UA emitido hoy desde sus oficinas en Sudán.

En este sentido, ambas organizaciones presentaron hoy al Ejecutivo de Sudán una lista con los nombres de 43 funcionarios militares de la ONU y de 24 asesores policiales, el primer grupo de enviados especiales desplegados en Darfur de la ONU, según explicó el comunicado.

Por su parte el Gobierno de Jartum dio su visto bueno a la entrada de los primeros expertos de la ONU, que partirán para Darfur, aunque el número de expertos que baraja Jartum son sensiblemente inferiores a los anunciados por la ONU en su comunicado.

En este sentido, el portavoz del Ministerio de Exteriores sudanés, Sadeq Al Magli, rebajó a 18 los expertos militares que serían desplegados en la región y 20 los expertos policiales, que pronto llegarían a Al Fasher, la capital del Norte de Darfur y explicó que, en su mayoría, los expertos provendrán de países africanos y asiáticos.

Por otra parte, el comunicado destaca que los funcionarios expertos de la ONU vestirán su uniforme nacional con la tradicional boina azul de la ONU, mientras que la misión de la Unión Africana se distinguirá por el brazalete que portan.

Asimismo, el comunicado conjunto subraya que, además del personal de la ONU, el organismo internacional enviará equipos y materiales por valor de 21 millones de dólares para la misión de la UA, incluidos ordenadores y camiones cisterna.

El presidente de Sudán, Omar al Bachir, aceptó un paquete de medidas impulsado por la ONU para ayudar a frenar la escalada de violencia en la región sudanesa de Darfur y, en este sentido, está dispuesto a reunirse de urgencia para acordar un alto el fuego, según explica en una carta del presidente remitida al secretario general saliente de la ONU, Kofi Annan, y hecha pública ayer.

Además, el presidente sudanés instó a Annan a impulsar una resolución en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU --lo que a su juicio debe ser el próximo paso a dar en la resolución del conflicto de Darfur-- que ratifique los acuerdos alcanzados en Addis Abeba y Abuja "y autorizar el respaldo financiero inmediato a la misión de paz en Darfur", ya que todas las partes, subrayó, "están de acuerdo sobre el paquete de apoyo basado en fases".

En este sentido, la primera fase supondría el envío a la Unión Africana de 105 oficiales militares, 33 agentes de policía de la ONU, 48 miembros de una plantilla internacional, 36 camiones blindados, visores nocturnos y equipos de localización globales.

Una segunda fase incluiría el despliegue de varios cientos de expertos de la ONU, tanto militares, como policiales y civiles, además de proporcionar material logístico y de aviación.

Al Bachir aceptó en la misiva el desglose de una fuerza híbrida en la región como parte de la tercera fase, aunque el tamaño y el comando de órdenes todavía no se ha determinado. Bajo el epígrafe "Ultimación de Planes para un Operación Híbrida", Al Bachir aseguró que el tamaño de la fuerza conjunta deberá determinarse por ambos organismos, según lo estipulado en la declaración de Abuja, "tomando en consideración todos los factores relevantes y la situación sobre el terreno, además de los requisitos para que efectivamente ejerza su mandato", explicó el presidente sudanés a Annan.

Mientras, representantes de las misiones de la ONU y de la UA en Sudán tienen previsto reunirse con las autoridades sudanesas el próximo 10 de enero.

Por otra parte, miles de personas se han refugiado en las montañas cerca del pueblo de Abu Sakin, en el norte de Darfur, después de que la milicias árabes siguieran protagonizando ataques a las poblaciones del oeste de Darfur, según explicaron empleados humanitarios citados por la agencia de la ONU, IRIN.

Una misión de evaluación de la ONU encontró el pasado sábado el pueblo de Abu Sakin completamente evacuado y saqueado. Más de 50 viviendas fueron quemadas a fin de impedir el regreso de los sudaneses autóctonos.

Por otra parte, las fuerzas de seguridad del Gobierno de Jartum han aumentado el número de balizas en la capital del norte de Darfur, El Fasher, después de que el pasado sábado un agente de policía resultara abatido en un tiroteo en dicha ciudad.

La violencia continúa en otros puntos de la región, después de que diez miembros de la milicia árabe de los 'Janjaweed' supuestamente atacaran dos camiones que transportaban ayuda alimentaria de emergencia a Habila Kanari, en el oeste de Darfur. Uno de los conductores de los camiones resultó herido en la emboscada.

Asimismo, los combates recientes en Jebel Marra, han obligado a la decenas de personas a abandonar sus casas en Zalingei, muchos de los cuales han encontrado refugio en el campo de Hamadia, que ha alojado al menos a 200 este fin de semana, según informó la ONU ayer.