26 de febrero de 2021
24 de julio de 2014

Declaran culpables a dos líderes opositores vinculados a las protestas contra Putin

MOSCÚ, 24 Jul. (Reuters/EP) -

Un tribunal ruso ha declarado culpables este jueves a dos líderes opositores por incitar a protestas masivas, en un caso que la oposición ve como una acción contra los enemigos del presidente Vladimir Putin mientras toda la atención está centrada en Ucrania. La fiscalía ha pedido que Sergei Udaltsov y Leonid Razvozhayev sean condenados a ocho años de cárcel.

Udaltsov, uno de los más destacados líderes opositores del país y que organizó las protestas contra Putin en el invierno de 2011 a 2012, ha estado bajo arresto domiciliario desde febrero de 2013 y ha sido acusado junto a Razvozhayev de coordinar las protestas que desembocaron en enfrentamientos violentos el 6 de mayo de 2012, la madrugada antes de que Putin iniciase su tercer mandato como presidente.

"Udaltsov y Razvozhayev acordaron entre ellos en repetidas ocasiones la organización de desórdenes masivos en el territorio de la Federación Rusa", ha dicho el juez Alexander Zamashnyuk.

Entretanto, los dos acusados niegan los cargos que pesan sobre ellos de organización de protestas masivas y la planificación de un malestar mayor, mostrándose como víctimas de una caza de brujas política y el empleo de duras medidas contra las libertades civiles.

"¿Cuántas mentiras hay en este veredicto? Una gran mentira. El testimonio de Udaltsov estaba distorsionado", han dicho miembros de la organización política Frente de Izquierda en una publicación en la cuenta de Twitter de Udaltsov.

Razvozhayev, por su parte, un asesor de un diputado que es crítico con Putin, ha dicho que fue secuestrado en Ucrania, trasladado a Rusia y forzado a firmar una declaración, que ha rechazado posteriormente.

ENFRENTAMIENTOS VIOLENTOS

La Policía detuvo a más de 400 personas y decenas de policías resultaron heridos en los enfrentamientos de mayo de 2012, después de que las fuerzas de seguridad restringiera el acceso a la plaza de Bolotnaya. Siete personas fueron encarceladas en febrero después de las protestas.

Los críticos con el Kremlin han acusado a la Policía de empezar las protestas en las concentraciones de Bolotnaya para desacreditar a la oposición mientras Putin volvía a la presidencia después de varios años como primer ministro. Han asegurado que el Kremlin usa a los tribunales para propósitos políticos.

El presidente, por su parte, ha negado interferir en los tribunales pero dice que cualquiera que ataque a la Policía debería de ser castigado.

En su tercer mandato como presidente, Putin ha adoptado medidas cada vez mas conservadoras a fin de consolidar su respaldo público y su popularidad ha crecido en Rusia desde que se anexionó en marzo la península de Crimea.

Para leer más