18 de septiembre de 2020
9 de agosto de 2020

Los demócratas denuncian que la prórroga de Trump a las ayudas por la Covid-19 no tiene efecto real

Los demócratas denuncian que la prórroga de Trump a las ayudas por la Covid-19 no tiene efecto real
La líder demócrata en el Congreso de EEUU, Nancy Pelosi - MICHAEL BROCHSTEIN/ZUMA WIRE/DPA

MADRID, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos y líder del Partido Demócrata, Nancy Pelosi, ha denunciado este domingo que las órdenes ejecutivas anunciadas ayer por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para paliar los efectos económicos del coronavirus no tendrán un efecto real porque exceden sus competencias al ignorar por completo al Congreso en materia presupuestaria.

Trump declaró este sábado tres órdenes ejecutivas y un memorándum para prolongar el beneficio al desempleo (de 600 dólares semanales a 400, costeado en un 75 por ciento por el Gobierno federal, sin una partida que lo refleje, de momento), ayudas a estudiantes o prevención de desahucios.

Sin embargo, esta decisión va mucho más allá de sus competencias como presidente, a pesar de la amplia latitud que le concede la potestad de emitir esta clase de órdenes, según los demócratas.

Trump argumenta que se vio obligado a declararlas por la incapacidad de los demócratas para alcanzar un acuerdo sobre la ayuda en el Congreso con la bancada republicana.

"Lo que el presidente ha hecho ni siquiera cumple con lo que pretendía hacer. No solo son órdenes muy débiles. Solo quedan bien sobe el papel", ha lamentado Pelosi a Fox News.

Por su parte, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ha acusado a los demócratas al pasarse de la raya tras exigir un billón de dólares adicionales para los estados. "Es una cifra ridícula. Algunos estados estaban tan mal gestionados que no me extraña que hayan caído en bancarrota", ha declarado Mnuchin.

Con todo, Pelosi se ha abstenido de confirmar si apelará las órdenes ante un tribunal, dada la mala imagen política que supondría una retención artificial de la ayuda en un momento en que EEUU ha registrado 56.000 casos de coronavirus y más de 1.000 fallecidos en las últimas 24 horas, hasta rozar los cinco millones de contagios y los más de 162.000 decesos totales.