25 de agosto de 2019
5 de octubre de 2014

La derecha búlgara busca un apoyo potente en los comicios de hoy para poner fin a la inestabilidad

La derecha búlgara busca un apoyo potente en los comicios de hoy para poner fin a la inestabilidad
STOYAN NENOV / REUTERS

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El partido Ciudadanos por el Desarrollo Europeo de Bulgaria (GERB), de derecha, es el favorito para hacerse con la victoria en las elecciones legislativas de este domingo, pero todo apunta a que podría no alcanzar la mayoría absoluta. El líder del GERB, Boiko Borisov, ha pedido a la ciudadanía un mandato claro para poner fin a la inestabilidad política, con el que será el quinto gobierno en menos de dos años.

Los últimos sondeos pronostican que el GERB concentrará el 37 por ciento de los votos, lo que se traduciría en entre 99 y 102 de los 240 diputados que conforman la Asamblea Nacional, el Parlamento unicameral búlgaro.

Borisov, quien ya ocupó la jefatura del Gobierno entre 2009 y 2013, ha mantenido un perfil bajo durante la campaña, con escasas apariciones en televisión, consciente del hastío de la ciudadanía ante una clase política incapaz de acabar con la corrupción e impulsar la economía.

El segundo partido más votado sería el Partido Socialista de Bulgaria (BSP), con en torno a un 20 por ciento de los votos y 52 diputados. El BSP encabezaba el Gobierno hasta la dimisión en julio del gabinete de coalición del primer ministro Plamen Oresharski, formado tras las elecciones de 2013 en las que los resultados fueron muy similares a los pronosticados ahora por las encuestas.

Oresharski dimitió tras la retirada del apoyo de los socialistas después de meses de protestas y de un duro varapalo a su partido en las elecciones europeas de mayo en las que el BSP apenas superó el 18 por ciento de apoyo en las urnas.

Así pues, los partidos minoritarios tendrán la llave de la gobernavilidad, empezando por el Movimiento por los Derechos y la Libertad (MVF), una formación de centro que representa a la minoría turca y que lograría en torno a un 15 por ciento de votos y 41 escaños.

Por detrás quedarían el Bloque Reformista (7 por ciento y 18-19 diputados), Bulgaria Sin Censura (idéntico pronóstico), el Frente Patriótico (4-5 por ciento), Alternativa para el Desarrollo de Bulgaria (4 por ciento) y la ultraderechista Unión Nacional Ataque (Ataka, 3 por ciento). El mínimo fijado por la legislación electoral búlgara para entrar en la Asamblea Nacional es del 4 por ciento, por lo que Ataka pasaría de tener 23 representantes a no tener ninguno.

Según un estudio de Gallup International para la televisión pública, bTV, más de la mitad de los búlgaros no creen que estas elecciones supongan un cambio para mejor y el 70 por ciento se declaran pesimistas con respecto al futuro. Los sociólogos apuntan incluso al "tedio" de la ciudadanía, que acude una vez tras otra a las urnas sin que haya opciones reales de cambio.

"Es una situación de punto muerto y el problema es que no se ve la luz al final del túnel. Prometieron puestos de trabajo, pero seguimos teniendo mucho paro. Prometieron crecimiento económico y no hay nada ni parecido, y seguimos teniendo salarios dolorosamente bajos", ha afirmado un ingeniero de 47 años, Borislav Ganev, en declaraciones a Reuters.

Cada invierno en los últimos años se han venido repitiendo las manifestaciones en las calles del país porque la factura eléctrica, más alta en los meses de frío, se lleva gran parte de los ingresos de los ciudadanos corrientes. Sea cual sea el resultado de las elecciones de este domingo, todo apunta a que estas protestas se repetirán.

Para leer más