17 de enero de 2020
15 de diciembre de 2019

Detenida por presunto fraude la esposa del vicepresidente de Zimbabue

Detenida por presunto fraude la esposa del vicepresidente de Zimbabue
Constantino Chiwenga - REUTERS / PHILIMON BULAWAYO - ARCHIVO

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Policía de Zimbabue ha detenido a Mary Mubaiwa, la esposa del vicepresidente Constantino Chiwenga bajo los cargos de fraude, lavado de dinero y violación de las reglas de intercambio de divisas, entre otros cargos, según ha informado la Comisión Anticorrupción del país africano.

Mubaiwa, detenida el sábado por la noche, comparecerá este lunes ante un tribunal para responder por las acusaciones, ha informado el portavoz de la comisión John Makamure, en declaraciones recogidas por el portal de noticias iHarare, que adjunta el pliego de cargos.

En el mismo se detalla que, entre octubre de 2018 y mayo de este año, Mubaiwa transfirió ilegalmente casi un millón de euros a Sudáfrica con el pretexto de importar bienes, algo que nunca ocurrió.

En los documentos también se acusa a Mubaiwa de obtener de manera fraudulenta un certificado de matrimonio sin el consentimiento de Chiwenga a principios de este año, cuando el vicepresidente estaba enfermo. Los dos se casaron en 2011 bajo la ley consuetudinaria de Zimbabue y tienen dos hijos. Medios locales aseguran que la pareja está en proceso de divorcio.

Chiwenga regresó a su país el mes pasado después de pasar cuatro meses en China recibiendo tratamiento médico por un esófago bloqueado.

La comisión, ideada por el presidente del país, Emmerson Mnangagwa, tiene la misión de llevar ante los tribunales a responsables de ejercer la corrupción al más alto nivel. Los críticos de la comisión aseguran que la organización está condicionada por el hecho de que su magistrada principal, Loice Matanda-Moyo, es la esposa del ministro de Exteriores, Sibusiso Moyo, aliado del presidente Emmerson Mnangagwa.

La corrupción es uno de los problemas más graves que atraviesa el país, un delito que dilapida cada año 1.000 millones de dólares, según la ONG Transparency International.

Para leer más