15 de noviembre de 2019
22 de octubre de 2019

Duterte acorta su viaje oficial en Japón por un "dolor insoportable" en la espalda

Duterte acorta su viaje oficial en Japón por un "dolor insoportable" en la espalda
Rodrigo DuterteREUTERS / POOL NEW - ARCHIVO

MANILA, 22 Oct. (Reuters/EP) -

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, se ha visto obligado a acortar su viaje oficial en Japón como consecuencia de que sufre un "dolor insoportable" en la espalda tras la caída de motocicleta de la semana pasada.

El estado de salud de Duterte, de 74 años de edad, y sus ausencias en la escena pública han sido en varias ocasiones objeto de especulación, con los críticos denunciando que el mandatario está ocultando sus problemas de salud.

Duterte tuvo la semana pasada una caída en motocicleta cuando circulaba por el complejo del palacio presidencial. El accidente le provocó dolor en la cadera, ligeras quemaduras y arañazos en una rodilla y en un codo.

En su viaje oficial a Tokio este martes, Duterte ha estado con bastón durante la ceremonia de entronización del emperador Naruhito pero no ha acudido al banquete para poder volver a Filipinas y acudir al neurólogo, según ha contado el portavoz de la Presidencia de Filipinas, Salvador Panelo.

"La ciudadanía puede estar segura de que no hay nada por lo que preocuparse en cuanto a la salud física y el estado del presidente porque les da una prioridad importante para poder servir activamente a nuestro país", ha afirmado en un comunicado Panelo.

Es la tercera ocasión en octubre en que el Gobierno ha tratado de rebajar la preocupación por el estado de salud de Duterte después de que el mandatario dijera ante los residentes filipinos en Moscú que la frecuente caída de un párpado se debe a un problema neuromuscular crónico.

Los problemas de salud ya conocidos de Duterte incluyen dolores de espalda y migrañas tras un accidente previo de moto y el llamado síndrome de Barret, una problema de tipo digestivo que le afecta a su garganta.

Además, tiene problemas de circulación por la enfermedad de Buerger, que padece porque en su juventud fue fumador. En 2018 se hizo pruebas médicas y dio negativo por cáncer. Cuando Duterte no ha tenido comparecencias en público, su principal asesor ha publicado en redes sociales imágenes del mandatario descansando en su residencia con el periódico del día para mostrar que está bien.

El Gobierno justifica sus ausencias por la fatiga derivada de la intensa agenda del presidente, que suele protagonizar varios actos cada día con dos o tres discursos. Su estado de salud es un tema muy seguido en Filipinas por la incertidumbre sobre quién le sucedería en caso de no poder continuar ejerciendo como mandatario.

La Constitución establece que le sucedería en el cargo la vicepresidenta del país, Leni Robledo, que es su rival política y que ganó las elecciones a la Vicepresidencia presentándose como candidata de otro partido político.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Internacional