6 de abril de 2020
24 de marzo de 2014

Obama y Xi respaldan la integridad de Ucrania pese a discrepar sobre las sanciones

Ambos presidentes abogan por un "nuevo modelo" de relaciones para superar "fricciones"

LA HAYA, 24 Mar. (Reuters/EP) -

Los presidentes de Estados Unidos y China, Barack Obama y Xi Jinping, respectivamente, han mantenido este lunes una reunión en la que ambos dirigentes han coincidido en su defensa de la integridad territorial de Ucrania, si bien siguen discrepando acerca de la adopción de sanciones contra Rusia.

Ambos mandatarios han coincidido en La Haya, en la cumbre de seguridad nuclear, y antes de la reunión Obama ya avanzó ante los periodistas que hablarían, entre otros temas, de la crisis de Ucrania, la desnuclearización de Corea del Norte y la lucha contra el cambio climático.

'A posteriori', el viceasesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, ha confirmado que la delegación china ha sido "muy clara" al respaldar una rebaja de las tensiones y una "resolución política" a la crisis ucraniana. Además, ambas partes han manifestado su "compromiso general con la integridad territorial y la soberanía de los Estados nación, incluido Ucrania.

Esta coincidencia deja espacio también para matices, como ha reconocido el propio Rhodes al hablar de la distancia entre Washington y Pekín en relación al uso de "acciones punitivas y agresivas como las sanciones". En este tema, Estados Unidos es "mucho más partidario" que China de las sanciones.

La agencia oficial china Xinhua ha informado de que Xi ha defendido que cualquier resolución política de la crisis ucraniana debe contar con el beneplácito de ambas partes.

El encuentro ha incluido también otros temas espinosos como el yuan, debate recurrente entre Pekín y Washington. Obama ha planteado la necesidad de que China avance hacia un sistema de cambio más flexible y basado en la demanda del mercado, según Rhodes.

Xi ha devuelto la moneda sacando a colación el ciberespionaje norteamericano, a lo que Obama ha respondido asegurando, de forma "clara", que Estados Unidos "no obtiene ventajas comerciales" con las actividades de sus servicios de Inteligencia.

"No compartimos información con nuestras compañías", ha explicado el viceasesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, que ha informado también de que Xi ha solicitado mayor cooperación en este ámbito.

Por otra parte, en relación al cambio climático, Obama ha apostado por que Estados Unidos y China den ejemplo reduciendo las emisiones de gases contaminantes de cara a las conversaciones internacionales que tendrán lugar el próximo año.

HACIA UN "NUEVO MODELO"

Los presidentes de Estados Unidos y China han mantenido una reunión en la que, sin ocultar las "fricciones" que aún persisten entre los dos países, parecen abogar por sentar las bases de un "nuevo modelo" basado en la cooperación en aspectos clave.

"Seremos capaces de superar las fricciones que existen en nuestras relaciones en asuntos como los Derechos Humanos, la gestión de asuntos marítimos en el mar de la China Meridional y la región del Pacífico de una forma constructiva y que permita soluciones para todas las partes", ha declarado Obama.

Xi ha pedido a Obama que sea "justo" a la hora de hablar de estas disputas y que adopte una actitud "objetiva y justa" para poder "distinguir lo correcto de lo que no lo es", según Xinhua, que cita al propio presidente chino.

En un tono de acercamiento, Xi se ha mostrado "firmemente comprometido" con la construcción de un "nuevo modelo de relaciones" basado en la ausencia de "confrontación" y el "respeto mutuo". Una relación, ha añadido, en la que ambas partes salgan ganando.

El líder chino incluso ha apuntado la posibilidad de aumentar la cooperación militar y que China y Estados Unidos realicen más maniobras conjuntas, ya que permitiría "evitar malos entendidos", según Xinhua.

El presidente de China ha agradecido a Obama la ayuda brindada por Estados Unidos en la búsqueda del avión de Malaysia Airlines desaparecido.

VIAJE DE MICHELLE

Obama también ha aprovechado el encuentro para agradecer a su homólogo la hospitalidad brindada a la primera dama estadounidense, Michelle, que visitó recientemente al país asiático. Es precisamente este tema el que ha brindado más momentos de distensión, al menos de cara a los medios.

"Jugó al tenis de mesa, aunque creo que no es la diplomacia de ping-pong de alto nivel que veíamos en el pasado", ha bromeado Obama. Por su parte, el presidente chino trasladó "sus mejores deseos" al estadounidense en nombre de su esposa.

Para leer más