24 de octubre de 2020
10 de febrero de 2020

EEUU imputa a cuatro cargos militares chinos por el ataque informático a Equifax

EEUU imputa a cuatro cargos militares chinos por el ataque informático a Equifax
El fiscal general de Estados Unidos, William Barr - MICHAEL BROCHSTEIN

NUEVA YORK, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, ha anunciado la imputación de cuatro oficiales de las Fuerzas Armadas chinas por su implicación en el ataque informático al gigante financiero Equifax, al que habrían robado los datos personales de más de 147 millones de estadounidenses en 2017.

Barr ha anunciado este lunes las imputaciones y ha denunciado que este ha sido "uno de los mayores robos de datos de la historia". Los imputados, pertenecientes al 54º Instituto de investigación del Ejército de Liberación Popular chino, lograron acceso a los servidores de la empresa de créditos y no fueron detectados hasta varias semanas después.

"Hoy los 'hackers' del ELP rinden cuentas por sus actos criminales y le recordamos al Gobierno chino que tenemos la capacidad de retirar el velo de anonimato de Internet y encontrar a 'hackers' que los que esa nación nos ataca", ha advertido Barr, según recoge la prensa estadounidense.

El pliego de cargos incluye un total de nueve posibles delitos y advierte de que entre los datos robados habría secretos comerciales y arquitectura de datos exclusiva.

"No podemos ponerlos bajo custodia, juzgarlos en un tribunal y encerrarlos. No a día de hoy al menos", ha afirmado por su parte el subdirector del FBI, David Bowdich, también presente en el acto de Barr con la prensa.

En 2017 Equifax informó de que un grupo de 'hackers' había accedido a su información entre mediados de mayo y finales de julio, cuando se descubrió la brecha en la seguridad. Los 'hackers' utilizaron 34 servidores de una veintena de países para ocultar su rastro.

Equifax tenía datos personales de más de 820 millones de clientes y de 91 millones de empresas, pero Bowdich ha subrayado que hasta el momento no hay pruebas de que se hayan utilizado los datos robados para secuestrar fondos.

En respuesta al anuncio, Equifax ha manifestado su agradecimiento por esta investigación. "Es una prueba de que las agencias federales tratan los delitos informáticos como se merecen, en especial cuando se trata de delitos con Estados implicados", ha indicado la entidad.

Equifax pactó una multa de 700 millones de dólares que pagó a la Comisión Federal de Comercio debido al robo de esta información. El dinero fue destinado en parte a pagar los servicios de robo de identidad para las víctimas. La Comisión consideró que la empresa no había adoptado las debidas precauciones.

No se trata del primer caso de imputación de militares chinos en Estados Unidos por delitos en la red. En 2014 ya hubo una acusación que propició un cambio de política para contener este tipo de actividades, pero es evidente que Washington ha vuelto a recurrir a las imputaciones públicas para presionar más a Pekín.

China también habría logrado robar datos de empresas sanitarias y de la Oficina de Gestión de Personal con información sensible sobre la práctica totalidad de los empleados federales estadounidenses.