21 de octubre de 2019
7 de septiembre de 2009

EEUU.- Obama nombrará a Ron Bloom como asesor de política industrial para impulsar la reestructuración del sector

NUEVA YORK, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, designará hoy al destacado asesor del Tesoro Ron Bloom, como su principal consejero de política industrial para impulsar el deteriorado sector manufacturero estadounidense, según informó ayer (madrugada en España) la Casa Blanca en un comunicado.

Bloom, quien seguirá atendiendo sus labores como asesor del secretario del Departamento Tesoro, Tim Geithner, y al frente del Grupo de Trabajo sobre Automoción, se convierte en la esperanza de Obama para implementar sus estrategias en el debilitado sector. El banquero trabajará con "una variedad de agencias, entre ellas el Departamento de Comercio, de Tesoro, de Energía y de Trabajo" para el desarrollo de nuevas políticas, según la nota.

Obama hará público su último nombramiento hoy en Cincinati con motivo de la celebración del día del trabajo, una jornada festiva que se celebra el primer lunes de septiembre en Estados Unidos, informa el diario 'Wall Street Journal' en su edición digital. De él ha dicho que tiene "el conocimiento y experiencia necesaria para dirigir la creación de nuevos empleos en el sector de la industria en el futuro".

Bloom, cuya influencia ha crecido recientemente en el seno de la administración estadounidense, dedicó la primera parte del año a negociar acuerdos laborales para impulsar el plan de rescate a la industria automovilística que a finales del año pasado entró en punto muerto.

Además también participó en las gestiones para salvar a General Motors y Chrysler de la bancarrota y asumió en junio como jefe del grupo de trabajo de la Casa Blanca para la industria automotriz tras la dimisión de Steven Rattner sobre quien rondaban sospechas de posible corrupción.

La industria manufacturera de Estados Unidos ha perdido centenares de empleo en los últimos años al tiempo que muchos negocios han trasladado su planta de producción al extranjero en busca de una mano de obra más barata. Consciente de ello, impulsar el crecimiento de la industria en Estados Unidos fue una de las promesas electorales del actual inquilino de la Casa Blanca durante la campaña electoral.