17 de octubre de 2019
24 de enero de 2009

EEUU.- Omaba defiende su plan de 825.000 millones en su primer discurso semanal como presidente

La creación de empleo, la mejora de servicios sanitarios y la educación y la modernización de la red energética, son los pilares del proyecto, según el presidente

WASHINGTON, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, intentó hoy conseguir apoyo para su plan de estímulo a la economía, el denominado Plan de Reinversión para la Recuperación de América, valorado en 825.000 millones de dólares (cerca de 635.000 millones de euros), insistiendo en la necesidad de crear empleo, mejorar la sanidad y sentar las bases para construir un futuro energético sostenible.

"Esto no es sólo un programa a corto plazo para impulsar el empleo", destacó Obama en su primer discurso semanal desde su investidura como presidente de Estados Unidos, recalcando que el mismo plan supondrá inversiones en áreas "prioritarias" como energía y educación, salud y "nuevas infraestructuras que son necesarias para mantenernos fuertes y competitivos en el siglo XXI", aseguró.

El presidente recordó que esta semana se han registrado el mayor nivel de peticiones de prestaciones por desempleo de los últimos 26 años y que los expertos aseguran que si no se hace nada al respecto, "la tasa de paro podría alcanzar cifras de dos dígitos".

"Si no actuamos con audacia y rapidez, una situación mala podría empeorar dramáticamente", aseveró en su defensa del plan, que pretende "reactivar de inmediato la creación de empleo" así como el crecimiento económico a largo plazo. Según precisó, el plan salvará o creará de tres a cuatro millones de empleos durante los próximos años.

"Estoy satisfecho de comunicar que ambas cámaras del Congreso están trabajando duro en este plan, y firmar el proyecto de ley en menos de un mes", señaló el presidente.

Obama recordó que la economía podría perder 1 billón de dólares de su capacidad a corto plazo, lo que se trasladaría en una pérdida de ingresos de 12.000 dólares en una familia de cuatro miembros. "Podemos perder una generación de potencial", subrayó Obama, ya que según explicó, los estadounidenses más jóvenes podrían verse forzados a abandonar sus sueños de estudiar, de ir a la universidad o de tener la oportunidad de alcanzar una formación adecuada para su futuro.

ENERGÍA, SALUD Y EDUCACIÓN.

El presidente desglosó los pilares del plan, uno de los cuales es acelerar la creación de una economía energéticamente limpia. "Duplicaremos nuestra capacidad para generar energía a partir de fuentes alternativas como la eólica, la solar o los biocombustibles durante los próximos tres años",aseguró.

Para empezar, se construirá una nueva red de suministro eléctrico para establecer más de 3.000 líneas de transmisión para transportar "la nueva energía" de costa a costa. Según sus cálculos, los contribuyentes ahorrarán 2.000 millones de dólares al año haciendo el 75% de los edificios federales más eficientes energéticamente. Además, se podrá ahorrar de media 350 dólares anuales en la factura energética familiar a través de mejoras en 2,5 millones de hogares.

Para recortar el coste de los servicios sanitarios, reducir los errores médicos y mejorar en general el sistema sanitario, el plan prevé la informatización del servicio nacional de salud en cinco años, ahorrando miles de millones de dólares y salvando "innumerables vidas". Obama también se comprometió a dar protección sanitaria a más de 8 millones de americanos "que corren el riesgo de perder su cobertura sanitaria durante la crisis económica".

El proyecto prevé también la modernización de 10.000 escuelas, lo que mejorará la enseñanza de cerca de cinco millones de estudiantes. Se incrementará la inversión en becas para hacer asequible la educación universitaria a siete millones más de estudiantes proporcionando créditos fiscales por valor de 2.500 dólares a cuatro millones de jóvenes y triplicando el número de ayudas a la ciencia para impulsar la próxima generación de innovación.

MODERNIZACIÓN DE INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPARENCIA.

Finalmente, el plan de Obama prevé la reparación de numerosas infraestructuras, la modernización de cientos de carreteras del país y la creación de más opciones de tránsito para millones de norteamericanos. Esto implica garantizar la protección del país a través de la seguridad de 90 grandes puertos, mejorar las redes de comunicación para las fuerzas de seguridad locales y nacionales en caso de emergencia y extender el acceso a la banda ancha para millones de estadounidenses.

"Sé que algunos son escépticos respecto a la dimensión y escala de este plan de recuperación. Entiendo este escepticismo", señaló Obama, quien recordó que incluye "medidas sin precedentes" y que se comprometió a que las decisiones sobre las inversiones del proyecto se realicen por expertos independientes y se hagan públicas.

"Realizaremos un esfuerzo sin precedentes para evitar el despilfarro, la ineficiencia y el gasto innecesario en nuestro Gobierno, y todos los americanos podrán ver dónde y como se gasta el dinero de los contribuyentes", destacó el presidente, que anunció la creación de un sitio web, recovery.gov en el que se colgará esta información.

"Si actuamos ahora y con valentía, si comenzamos recompensar el trabajo duro y la responsabilidad una vez más, si actuamos como ciudadanos y no como miembros de uno u otro partido, y empezamos de nuevo la labor de reconstruir América, entonces tengo fe en que saldremos de este momento más fuertes y prósperos de lo que éramos antes", concluyó el presidente.