20 de enero de 2020
6 de diciembre de 2019

EEUU sanciona a tres altos cargos de milicias iraquíes apoyadas por Irán por la represión de protestas en Irak

EEUU sanciona a tres altos cargos de milicias iraquíes apoyadas por Irán por la represión de protestas en Irak
El secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin - STEFANI REYNOLDS

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado este viernes sanciones contra tres altos cargos de milicias iraquíes respaldadas por Irán por su papel en la represión de las manifestaciones antigubernamentales que se suceden desde octubre en el país.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ha afirmado en un comunicado que "los intentos de Irán de suprimir las demandas legítimas del pueblo iraquí por las reformas de su Gobierno a través de la matanza de manifestantes pacíficos son espantosos".

"El disenso pacífico y la protesta son elementos fundamentales de todas las democracias. Estados Unidos está del lado del pueblo iraquí en sus esfuerzos por acabar con la corrupción. Haremos que los responsables de abusos de los Derechos Humanos y corrupción en Irak rindan cuentas", ha dicho.

Entre los sancionados están Qais y Laiz al Jazali, altos cargos de la milicia Asaib Ahl al Haq, cuyos integrantes habrían abierto fuego contra manifestantes en varias ciudades de Irak. Qais al Jazali es el líder del grupo, mientras que su hermano Laiz es uno de sus altos cargos.

El Departamento del Tesoro ha recalcado que Asaib Ahl al Haq es responsable de desapariciones forzosas, secuestros, asesinatos y torturas, así como de ataques "impones" contra miembros de la comunidad suní iraquí.

Asimismo, ha resaltado que ambos tuvieron un importante papel en un ataque perpetrado en enero de 2007 contra un complejo gubernamental en Kerbala que se saldó con la muerte de cinco soldados estadounidenses.

El Departamento ha sancionado además a Husain Falí Aziz al Lami, otro líder miliciano iraquí apoyado por Irán al que ha vinculado con la represión de las protestas en el país.

Por otra parte, ha anunciado sanciones contra el empresario Jamis Farhan al Janjar al Isaui, quien ha sido acusado de sobornar a funcionarios iraquíes y de estar implicado en numerosos actos de corrupción en el país asiático.

Las protestas, que comenzaron en octubre y se han saldado con al menos 460 muertos, exigen una reforma política total en Irak para acabar con la corrupción endémica en el país y la desigualdad en la distribución de los beneficios del petróleo.

Asimismo, solicitan la dimisión del Gobierno en pleno, la disolución del Parlamento y, en términos generales, la desaparición del sistema político establecido tras la invasión de Estados Unidos en 2003.

La mayor parte de las víctimas mortales son consecuencia de la represión ejercida por las fuerzas de seguridad, que han empleado con asiduidad munición real para dispersar a los manifestantes.

El Gobierno, a su vez, ha defendido esta respuesta al asegurar que entre los manifestantes había "delincuentes escondidos" con la misión de iniciar altercados a tiros.

La crisis política ha provocado hasta la fecha la dimisión del primer ministro, Adel Abdul Mahdi. El presidente del Parlamento, Mohamed Halbusi, pidió el martes al presidente del país, Barham Salí, que designe a un nuevo primer ministro, para lo que tendrá 15 días. Tras ello, se abrirá un plazo de 30 días para formar el nuevo gobierno.

Para leer más